Obras de Arte Moderno que molan

arte moderno

Este año estoy haciendo una asignatura de comisariado para completar mis estudios de diseño. El comisariado de arte no tiene nada que ver con la serie de Tele5. Un comisario de arte es la persona encargada de montar instalaciones, hablar con los artistas, comprar obras, vender obras,… Es como el gerente de una empresa en versión arte.
El arte es un negocio y necesita alguien muy especializado y que sepa distinguir e instalar bien una exposición.

Gracias a esta asignatura he conocido a un montón de artistas de arte moderno, de videoarte y de nuevos medios, y he ampliado conocimientos de otros artistas. Y digo artistas por no decir otra cosa, pues el artista tal y como lo conocían en el Renacimiento ha muerto: Ahora las obras las montan los becarios y los mecenas de llaman Telefónica o Ministerio de Educación. Otro tipo de mecenas.

Michael Danes intentó vender su cuerpo en Ebay por el módico precio de 5$ y describiéndolo como joven y con solo las pocas lacras que su edad de 16 años (que creo que no es cierto) acarreaba. Me pareció bien pasar el mercado de la carne a un lugar tan frío como Internet. Evidentemente cuando lo puso a la venta fue en la sección de esculturas. No podía ser de otra forma.

Cory Arcangel ha hecho un montón de obras divertidas y llenas de simbolismo. Es un genio transformando viejos cartuchos de viejas glorias del videojuego para transformarlas a su manera. Por ejemplo, el Super Mario Bros solo dejó el cielo con las nubes eliminando todos los demás elementos, o hizo un Tetris muy lento.

Vuk Cosic hizo que las películas como King Kong o Psicosis en codigo ASCII (eso de los numeritos y letritas) y transforó el argumento. No es lo mismo ver a un mono peludo y feote que un montón de números. Pierde el norte para llegar a otro punto indefinido. Solo definible por el mismo espectador.

Jon Huck ha hecho una recopilación de fotos de personas con sus respectivos desayunos. Me parece increíble la poética de algo tan simple como un tazón de “Fruity loops”. Algo tan cotidiano como puede ser la primera comida del día y que tan representativa de la persona. Es casi casi una fábula surrealista.

Espero que os gusten, y que no veáis el arte moderno como algo que no es: Algo a la altura de los Dioses greco-romanos en el que la “plebe” no puede acercarse. El arte mola. Y se puede decir guay, chachi y puta madre. El arte moderno se toca, se siente, se experimenta.

AUDIO: Shakira – Tu Salsa