La falta de mujeres en tecnología

escritora

Soy una brutal defensora del poder femenino en el mundo de la tecnología. Ya se trate de alentar a las niñas adolescentes a seguir sus sueños o hablando delante de un grupo de mujeres apasionadas.

El problema de la incorporación de las mujeres en el sector de la tecnología es muy real, y representa una amenaza al mundo empresarial. Puede que ya tengáis algunos de estos números en la cabeza pero, sólo como recordatorio, os pongo algunos datos de TechCrunch o del WSJ:

  1. El 7% de los inversores de riesgo entre las 100 mejores empresas de capital riesgo son mujeres.
  2. El 38% de las 100 principales empresas tienen una o más mujeres socias (pero fuera de esas 38 empresas, 28 sólo tienen 1 solamente).
  3. 3 de las 100 principales empresas de capital riesgo fueron fundadas por mujeres.
  4. Sólo el 8% de las empresas de Silicon Valley que recibieron una ronda A el año pasado están dirigidas por mujeres.
  5. Sólo el 8% de las estudiantes de 15 años quieren estudiar algo relacionado con la tecnología.
  6. Sólo el 17% de los profesionales TIC son chicas.


¿Por qué es importante incorporar mujeres a las empresas tecnológicas?

Primero, y lo más importante es porque somos el 50% de la población, y en un futuro muy cercano no van a quedar suficientes técnicos para cubrir las demandas del mercado laboral, (actualmente el paro está por debajo del 5% en este ámbito) por lo que es lógico que intentemos ayudarnos de las personas que también tienen posibilidades.

El último estudio E-skills for Jobs in Europe ponía de manifiesto que este año el mercado demandará 580.000 puestos de trabajo en el sector de las tecnologías de la información, que no podrán ser cubiertos por europeos debido a que no hay suficientes compatriotas que cuenten con la formación adecuada. La cifra aumentará hasta 1,3 millones de aquí a 2020, según las previsiones del mencionado informe.

No todo el mundo tiene que ser ingeniero.

Y seguro que os preguntáis: ¿Queremos más chicas en tecnología? Si son listas, evidentemente. Un estudio de Freada Kapor-Klein (entre muchos otros) ha encontrado que las empresas con un mejor equilibrio entre hombres y mujeres se correlacionan con un mejor éxito financiero.

Además, y perdonadme porque esto es personal, tengo la sensación que la mayoría de mujeres “Get shit done” mucho más que algunos hombres. (Eso da para otro artículo lleno de anécdotas).

Por dónde se empieza

La introducción curricular en primaria y secundaria de materias relacionadas, podría animar a los jóvenes en las llamadas disciplinas STEAM (Science, Technology, Engineering, Art and Mathematics), pero no es suficiente.

Considero importante la mentorización para la proyección a futuro de estas niñas. Ahora mismo no hay claros referentes sociales que sean mujeres tecnólogas y donde las chicas puedan inspirarse. Hay modelos, cantantes, tronistas, esposas… Pero no tecnólogas o “chicas listas”. Y las que hay no son un referente social del “quiero ser”, sino más bien un referente del “raritas”. Lo hemos visto en Big Bang Theory, donde Amy es la más lista, pero la más rara y menos socialmente aceptada.

¿Funcionaría Big Bang donde las chicas fueran las listas y sexualmente activas? Porque no nos engañemos, en la sociedad en la que vivimos queremos ser socialmente aceptados y queridos por todos, y en la adolescencia el sexo es tan importante que parece que todo tenga que pasar por ahí. Por lo que triunfar socialmente (no lo digo yo, id a un patio de colegio) equivale a que todo el mundo quiera meterse en la cama contigo (otra cosa es que luego digas que no es tu tipo o no te apetezca).

Por mi experiencia tratando con chicas jóvenes que quieren dedicarse a ello pero no se atreven a dar el primer paso, sé que les asaltan estas dudas:

  1. ¿Cómo sé que quiero dedicarme al mundo de la tecnología si no conozco a nadie?
  2. ¿Voy a estar sola?
  3. ¿Pero la ingeniería no es muy difícil para mí?
  4. Yo no quiero ser friki

Por lo que, a parte de la mentorización, el empowerment, el “yo puedo” o “yo confío en mí” es vital. La autoestima y la confianza en una misma.

Así pues, por ¿dónde empezamos realmente? Por casa. Por la oficina. Por nuestras redes sociales. Dar imagen de normalidad, de no tener miedo, de diversidad, de igualdad.

Si no señalamos el problema no se ve, pero ahora que ya lo tenemos identificado, vamos a intentar empujar la normalidad en un sector que necesita mimo y mujeres.

Share:

Discussions — 2 Responses

  • Carles 26 Octubre 2016 on 10:51

    ¡Muy buen artículo! No estoy muy puesto en el tema, pero creo que sobretodo tendríamos que echar abajo el concepto “no quiero ser friki” tan extendido que no tiene nada que ver. Se puede ser friki sin gustarte la tecnología, y muy tecnólogo sin ser nada friki. Pero por alguna razón, sigue asociado. Y eso seguro que echa atrás a más de una (por lo menos hablando de adolescentes).

    Con suerte, el problema del paro en este país ayudará a que cada vez más chicas se planteen la posibilidad de estudiar y buscar puestos de trabajo más técnicos. Pero sobretodo habría que invertir en campañas de normalización e intentar que las mujeres no vean tanta complejidad ni rechazo social en este sector. Y por supuesto en que a los hombres les parezca del todo normal y no haya discriminación.

  • La falta de mujeres en tecnología 15 Noviembre 2016 on 12:07

    […] La falta de mujeres en tecnología […]