El cuento que da que pensar

elefante

Este es un cuento de Jorge Bucay del libro Déjame que te cuente. Me ha dejado impresionada.

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante, que, como mas tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba sus patas

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces? ¿Por qué no huye?

Cuando tenia cinco o seis años, yo todavía confiaba el la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imagine que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

Este cuento hace que entre en un espiral de preguntas como:

  • ¿Cuándo dejé de luchar?
  • ¿Tan condicionados estamos por nuestras experiencias infantiles?
  • Si un elefante se agota al poco tiempo y es tan fuerte… ¿Cuánto hubiese tardado yo?
  • ¿Soy tan fuerte como aparento?
  • ¿Qué me afecta?
  • ¿Qué no me afecta?
  • ¿Qué puede ser que cambie tanto mi futuro condicionado por mi presente?

Vivimos pensando que no podemos hacer algo porque, cuando eramos pequeños, una vez no pudimos hacer algo. Creo que por eso mismo yo no soy nada buena en deportes, porque mi profesora de gimnasia me dijo que no era buena; yo me lo creí y por eso no he desarrollado esa habilidad. En cambio, disparando un arma no hay quien me gane, porque una vez disparé y pude hacer una diana perfecta.

Grabamos en nuestra memoria el no puedo, no he podido y nunca podré hacerlo. Si alguna vez se nos presenta la oportunidad, esta frase vuelve a nosotros como la estaca para el elefante.

AUDIO: Toy Dolls – Nelly the Elephant.mp3

Share:

Discussions — 57 Responses

  • Ángela 30 mayo 2007 on 07:00

    Tengo ese libro, y a parte de ese, hubo varios cuentos que me dieron que pensar. En cuanto a tu caso particular de la gimnasia, me pasa lo mismo ^^U yo me reconozco muy condicionada por experiencias así de mi pasado. Sé que es algo malo pero no me creo capaz de cambiarlo ^^U

  • *Laura* 30 mayo 2007 on 08:00

    También nos pasa con la comida. De pequeños se nos mete en la cabeza que “esto” no nos gusta y crecemos pensando que es asi. Hasta que un dia decides probarlo y te das cuenta de que no es asi. Deberiamos “probar” esos miedos que nos condicionan desde siempre, no??

    Hay unos libros de narrativa empresarial que son “cuentos” para pensar….”quien se ha llevado mi queso” y “fish!” son los dos mas conocidos. Yo recomiendo “la buena suerte” en el que Merlin convoca a todos los caballeros del reino para que encuentren el trebol magico que crecera en el bosque encantado…cuando termine de leerlo tuve la sensacion de que, si queria, me podia comer el mundo. Una delicia 😉

  • Javi Casares 30 mayo 2007 on 08:23

    El problema muchas veces no viene ni por el si lo probamos o no, por el si podemos o no, sino por el si queremos realmente hacerlo… a veces sólo por el hecho de querer hacer algo, lo consigues si le pones un poco de entusiasmo.

  • SoKoM 30 mayo 2007 on 08:24

    Tendré que ampliar mi horizonte literario. Tanto libro fantástico me priva de piezas como esta.

    Me ha gustado mucho la entrada. A mi personalmente mis malas experiencias en la juventud con el dibujo me han marcado desde siempre. Odio dibujar y admiro a aquellas personas que pueden hacerlo.

    De todas formas, lo mío creo que tiene que ver con mi cerebro. Se decantó más por las matemáticas que por el dibujo. Fue su elección 😉

    Saludos.

  • Lucía 30 mayo 2007 on 08:47

    Una gran historia que da mucho que pensar, no tanto en lo que sabemos que nos ha condicionado desde pequeños (creo que somos bastantes en ese club de no gimnastas) sino más bien en los hechos que nos condicionaron pero no somos conscientes de ello.

  • tubrok 30 mayo 2007 on 09:15

    JO! Acabo de llegar al trabajo, aún dormido he leído la historia del Elefantito y se me han quitado las ganas de trabajar 🙁 (aunque ya venía con pocas). Encima me ha echo pensar mucho la historia, lo que a estas horas me ha dejado agotado…
    Es verdad que muchas veces nos damos por vencidos y nunca volvemos a intentar ciertas cosas…

  • Gina 30 mayo 2007 on 09:35

    @tubrok, precisamente por eso tienes que trabajar sin descanso!!

    @sr casares, yo intento aprender php y creo que nunca lo conseguiré… soy horrible programando!!

    @*Laura*, el pimiento estoy segura de que NO me gusta.

  • TaM 30 mayo 2007 on 09:46

    Muy buena la historia.
    Yo creo que la cuestión es proponerse algo de verdad.
    Cuando sientes que quieres hacerlo, lo intentas y lo consigues.

  • SoKoM 30 mayo 2007 on 10:15

    Gina, eso de que nunca conseguirás aprender php… todo es cuestión de las horas que acabes dedicándole. Supongo que pasa como con todo, con mucho esfuerzo;)

  • Marrta 30 mayo 2007 on 10:33

    “Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede.”

    Yo también lo he leído, Jorge Bucay me encanta, y ese cuento ya en su día me dejó hecha polvo. Al volver a leerlo esta mañana he tenido la misma sensación.

    Puestos a recomendar libros, os diría que le dedicarais un tiempo a Toma un café contigo mismo, no es un cuento, como los que se comentan, pero a mí me mostró muchas cosas.

    Tema pimiento: Estoy con Gina, ahí no hay discusión que valga. No sólo no me gusta, sino que me sienta fatal, por lo que tengo que tirar siempre de la cutre excusa “Soy alérgica”.

  • Kaito 30 mayo 2007 on 10:44

    Me ha encantado

  • Gina 30 mayo 2007 on 10:49

    @sokom, no tengo ganas de ponerme ahora mismo… tengo demasiadas cosas en la cabeza.

    @marrta, el tema del pimiento es que… lo mancha todo! lo pones en un plato, y por mucho que lo apartes, todo sabe a pimiento! buaj!

    @kaito, me alegro 🙂

  • SoKoM 30 mayo 2007 on 11:11

    Bueno, eso es otra cosa Gina, pero ya te pondrás cuando se pueda.

    Se cual es la sensación de tener que hacer 2000 cosas y solo poder hacer 1 o 2, pero lo primero es lo primero.

    Ánimos con todo lo que tengas entre manos, y procura descansar, que lo digo por propia experiencia 🙂

  • Elessar29_2 30 mayo 2007 on 11:30

    Me ha gustado mucho el cuento, y las experiencias siempre te ayudan a decidir si volver a hacer una cosa o no, tanto si el resultado fue positivo como si fue negativo.

  • Pitote 30 mayo 2007 on 12:03

    Muy bueno el cuento 😉

  • Norma 30 mayo 2007 on 12:44

    Muy buen cuento… gracias por compartirlo… lo tendré muy presente estos días…

    Un abrazo

  • alicia 30 mayo 2007 on 12:45

    Bucay sabe cómo llegarte

    yo tengo otra opción, quizás el elefante no intenta escapar porque no conoce nada más, y siente que esa es su casa. la razón por la que no le quitan la cadena es fruto de la desconfianza humana, no se fían de la “bestia” (aunque mucha veces no se sabe quién es más animal)

    un besute

  • ALbErTo MaDrId 30 mayo 2007 on 12:50

    Los temores que tenemos en la vida muchas veces son infundados, y se rompen cuando nos decidimos a afrontarlos y ver que la montaña que habíamos creado en nuestra mente no es tan alta como pensábamos. En esta dirección (http://www.elfrascodelodio.com/index.php/archives/2006/02) aparece un pequeño cuento que también habla de esta realidad.
    La historia del elefante me ha encantando, no está mal darle un poco al coco de vez en cuando…

  • Inma 30 mayo 2007 on 12:52

    Buah me encantó! Llevo leyéndote desde que te descubri hará cosa de un par de semanas y bueno ahora me he decidido a comentarte porque no podia dejarlo más tiempo. Me fascina esto, me fascinan, tus dibujos, tus videos, tu forma de expresarse, me siento identificada en muchas cosas y me parece tan mágico todo lo que haces que solo puedo felicitarte ^^. Se que tendras muchos halagos de este tipo pero que importa ya tienes otro mas que sumar a la lista.
    La verdad que siempre que no podemos conseguir algo, ya sea de pequeños o incluso de mayores muy dificilmente queremos volver a intentarlo, un buen ejemplo seria el caso de un desamor … salir escarmentada y ver que eres incapaz de llevar una relacion hace que ni te lo plantees en un tiempo hasta que descubres que si que puedes … en fin, quizas te coja el cuento de Jorge bucay para añdirlo a mi blog siempre y cuando ponga de donde lo saque.
    Bueno un besito Gina, y sigue así.
    Otra admiradora más x*

  • Polar 30 mayo 2007 on 13:04

    Moraleja jumm interesante supongo que el elefante se canso de luchar…

  • Manuel 30 mayo 2007 on 13:05

    Cierto y cierto…

    Cuando somos pequeños somos muy impresionables, y basta un pequeño ‘trauma’ para condicionar nuestra vida adulta…

    Muchas veces, al intentar cosas que nos imponen ‘miedo’ o ‘respeto’, aún haciendo acopio de todo el valor no puedes evitar sentir esa sensación de impotencia en el estómago, y volver a sentirte como un niño pequeño ante una gran dificultad…

    Quizás por eso, la gente de hoy no somos capaces de luchar por mejorar las cosas… de pequeño nos convencieron de que todo estaba bien tal y como estaba, y que no había necesidad de cambiarlo. Así que ahora nos sentimos incapaces de hacer frente a lo establecido y arrancar esa pequeña estaca que nos sujeta al suelo…

  • MariPili 30 mayo 2007 on 13:45

    A mí me pasa eso con ir en bici, patinar, hacer cualquier tipo de deporte… Lo del pimiento, la cebolla, las espinacas y demás lo he ido solucionando con el tiempo, pero aún así…

    Cuánto trauma infantil, desde luego…

  • Aputron 30 mayo 2007 on 13:52

    Hola tortis, he venido a pillar cacho.

    Muy interesante. Has comprado los derechos de autor del cuento o tiene creative commons? Ay, piratilla… xDD

  • El Leprechaun 30 mayo 2007 on 14:21

    A mi nunca me gustaron los circos. Siempre lloraba cuando me llevaban. Los payasos me aterrorizaban, y “the Joker” el eternoe enemigo de Batman, representa para mi un profundo terror subconciente. Siempre odiaba como maltrataban a los animales, elefante incluido.

  • Merche 30 mayo 2007 on 14:32

    Dejame que te cuente es un libro maravilloso, al igual que otros muchos de jorge bucay como “Cuentos para pensar”, “El camino de la felicidad” o “Cartas para Claudia”. Esos son algunos de los que me he leido de él. Me he leido todos, pero esos son los mejores…al menos para mi!

  • Joan Planas 30 mayo 2007 on 15:21

    Pues ese es de los primeros del libro, ya me estoy preparando para los siguientes posts con que te harás en los cuentos, ¡es una maravilla! el libro de la “autodependencia” es muy recomendable, entre muchos más que ha escrito como SHIMRITI, muy pero muy bueno.

    ¿Conoces el estudio científico de los monos que querían coger un platano pero les mojavan en el momento de hacerlo? es muy parecido a este, la idea es que al final no sabemos porque pero como no reflexionamos sobre lo que hacemos a veces pr no decir siempre hacemos lo que creemos que es normal cuando seguramente nuestras acciones son iguales de ilógicas como la del elefante, pero nos dejamos llevar por la historia de nuestra sociedad, nuestra cultura…que pena.

  • AD 30 mayo 2007 on 15:41

    Creo que puedo decir, que después de algún tiempo leyéndote (escuchándote) esta ha sido la entrada que más me ha marcado. Por mi parte he de decir, que todos nos hemos rendido en algún momento y lo peor de todo es que no nos damos cuenta. Cuantos ideales hemos dejado atrás y nos resignamos a aceptar lo que se nos ha impuesto. Gracias.

  • Adrian Alee 30 mayo 2007 on 15:44

    Muy buen cuento y aun mejor reflexion del mismo, me hace recordar el libro de “Un mundo feliz”, es muy cierto que estamos condicionados a hacer cosas que creemos que nos gustas y dejamos de hacer otras que se suponen no nos gustas, y desgraciadamente todo empieza desde la familia, nosotros somo reflejo de nuestros padres, si a ellos les gustaba a nosotro es muy probable que tambien, buen post gina, se lo voy a pasar a un amigo psicologo 😀

  • La Ricci 30 mayo 2007 on 15:51

    Pero qué es esto?? Un blog de autoayuda???? Soy la única a la que le ha extrañado que Gina colgase un fragmento de un libro de Bucay??? No me malinterpretéis, cuando tenga la menopausia fijo que me pongo a leer como una loca éste tipo de libros pero creo que aun me faltan unos años.
    Lo dicho Gina, sorpendido me has. Yo quiero otro dueto con MariPili !!!!!!
    Besos anyway.

  • Maltut 30 mayo 2007 on 17:24

    El cuento me ha encantado, es muy bueno y da que pensar.

  • fcoberrio 30 mayo 2007 on 20:51

    Yo también tengo es libro y algunos más del mismo autor. Bucay también tiene otro de lo mismo. Cuentos para pensar. Y es igual de interesante. No hace falta decir que me encantó.

    PD: Sigo a diario tu blog Gina, me parece fantástico.

  • Ruben 30 mayo 2007 on 22:14

    Que bueno regresar al mundo blogueril y poder leer algo asi.

    No se como nunca habia leido este cuento de Bucay. De veras que te pone a reflexionar.

    Por cierto, gracias a Laura por su comentario porque pone buen ejemplo con la comida y ademas ya me ha puesto a buscar “Fish!”

  • zendal 30 mayo 2007 on 22:18

    Sabio cuento. Me ha sorprendio. Muy profundo. PLAS PLAS PLAS.

    Me ha hecho pensar.

  • Ruben 30 mayo 2007 on 22:19

    Puesto a buscar tengo ahora mismo en formato digital:
    – 26 Cuentos para Pensar
    – Amarse Con Los Ojos Abiertos
    – Cartas para Claudia
    – El Camino de la Autodependencia
    – El Camino de las Lágrimas
    – El camino del encuentro
    – Recuentos para Demián

    O sea … imperdonable que no halla leido mas de Bucay.

    Ahhhh … y quien quiera alguno que me escriba a unbuen24@yahoo.com que con gusto se lo hare llegar

  • fher 31 mayo 2007 on 00:34

    Bravo! creo que esto es lo que más me gusta de ti y tu blog, la diversidad. Igual pones un dueto con maripili, que hablas de sexo, que pones un post tan filosófico como éste. Normal que estés ya la 16 (y subiendo :P) en el ranking de los blogs de catalunya ;).

    Nunca había leído a Bucay (ruben, igual te pido alguno :$), y sí que hace pensar. Lo que pasa es que de normal ya soy una persona que piensa demasiado, si me incitan me doy miedo… Hace unos meses descubrí que una mala experiencia es posible de ayudarte muchísimo, más de lo que crees. No siempre se cumple que una mala experiencia te cree un trauma, también te puede enseñar lecciones que debes aprender…
    Ufff, ya no puedo dejar de darle vueltas a la cabeza…. :S

    Bessets i bona nit!

  • Lara cancun 31 mayo 2007 on 00:54

    PERFEFCTO Gina!!!!!!!

    despues de ese ultimo video pense que iba a pasar un tiempo para que me sorprendas otravez!!
    y NOOO!! de echo este pequeño cuento me gusto mucho mas y mas que le agregaste parte de la vida!!

    Me encanto!! sigue asi de maravillosa como siempre

    Besos!

  • Javier 31 mayo 2007 on 01:04

    cuanta razón tienes, intentaré recordarlo para que, dentro de quizá, 15 o 20 años pueda transmitirle a mis hijos el cuento del elefante y la estaca. 🙂

  • Apolo 31 mayo 2007 on 02:30

    Cuento bonito, triste, duro y realista… cuando iba al circo de crio (que fueron poquitas veces, l verdad) me gustaba ver todos esos animales exoticos y extraños que solo salian en los documentales de la 2. Pero al alegria solo me duraba unos minutos de la actuación, por que sus caras me parecian tristes, os habeis fijado en los ojos de los elefantes de circo?? Me dan pena, una sensacion de angustia y debilidad tremenda. y un leon o un tigre en una jaula… me dan anas de soltarlos, me encantaria que volvieran a ser libres y estuvieran de nuevo en la sabana.

    Que recuerdos mas extraños, joder… este post me ha “tocado”. Ala ya vale por hoy
    Besitos G

  • Miniki 31 mayo 2007 on 05:36

    Dios, me has hecho recordar muchas cosas. Gracias por compartir.

  • Vaitork 31 mayo 2007 on 06:05

    Me ha encantado la entrada 🙂 gracias Gina!

    Y si lo intento otra vez…? mmmmmm…

  • carla 31 mayo 2007 on 08:45

    ¡¡Hola Gina!!

    Perdona que hace días que no te dejo ningún comentario, es que andaba liada con mis cosas, jejee, mira en Carlaventuras y verás las novedades, jijiji

    Bueno, a lo que iba, la historia me ha gustado mucho, es de las que te hacen pensar.

    Respecto a las preguntas, yo me considero una luchadora y cuando quiero algo de verdad no paro hasta que lo consigo. Siempre he sido así.

    El problema viene cuando es algo que no me parece importante o que no me apetece hacer. Entonces si que me rindo a la primera y paso de todo.

    Un beso, guapa!!

  • escolar.noticia.es 31 mayo 2007 on 17:10

    El cuento que da que pensar…

    ….Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en e…

  • meneame.net 31 mayo 2007 on 17:12

    El cuento que da que pensar…

    ….Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en e…

  • jaz1 31 mayo 2007 on 17:54

    no te habra molestado??????? saludos

    tienes un blog precioso,

  • Gina 31 mayo 2007 on 18:05

    que va! pero si ya me he meneado! xDD muchas graicas 🙂 Es que hacerlo uno mismo es feo… nunca lo hago, aunque meneo a los demás siempre 🙂

  • Yoriento 31 mayo 2007 on 18:27

    Se puede cambiar de estacas, sin duda, pero zafarse de las cadenas no será tan fácil. El elefante sí puede, y sí cree que puede, lo que pasa es que NO TIENE GANAS. Tal vez su vida no es tan mala como parece y cambiar de estaca está sobrevalorado. He tomado prestada tu bonito dibujo para mi blog…Gracias¡ 🙂

  • Eriprando Cavallone 3 junio 2007 on 01:06

    Lo más provechoso hubiera sido meterle la estaca al Sr. Bucay por donde todos -también el elefante- sabemos. Guardando siempre un cachito por si, en ese camino del vivir del cuento, nos encontramos con Mr. Cohelo. GÑ.

  • Toni 5 junio 2007 on 01:23

    GG…

    Gina, Genial

    Hacia tiempo que no leia algo que me hiciera pensar así, me encantan esas lecturas que te dejan regusto, y ahora que lo pienso peliculas de ese estilo también hace mucho que no veo

    Felicidades por el Blog

  • irepo 8 junio 2007 on 09:53

    Buenisimo, yo he liedo a Bucay, pero no recordaba este cuento. Este hombre tiene libro muy buenos que recomiendo a todo el mundo leer.

  • ATHOR 1 septiembre 2007 on 02:43

    Realmente una historia curiosa con un fondo que da que pensar, ya que todos nosotros en nuestra infancia hemos tenido nuestro pequeño talón de aquiles, siempre había algo que eramos incapaces de superar…

    Repito una gran historia, intentaré conseguir el libro. Por cierto el enlace creo que ya no funciona…

    Agur

  • eva 20 mayo 2008 on 20:50

    no kreas k no puede acerlo solo xk alguien te dijo k no valias…seguro k vales mas de lo k se piensan pero no te kiere poner a pruba…

    te dan x imposible komo si no valieses nada y no es asi…no pienses en o k te dijeron piensa en lo k tu crees no k pudes acer…!!
    pasa de tooslos k te digan k o podras o llegara acer algo xk si no lo intentas…ank luego tengan razon….si no lo intentas unc lo sabras…y entoncespensaras en el xk lo dejaste pasar tubendo sa oportunidad….!!
    solo dgo k nunc es tarde para itenarlo y lanzarte a saber k abria pasao….!!
    no te des x vencido…y cada vez y penses en elpasado …en los k te dijeron k NO valias o podias etc…piensa k es tu presente y tu futuro no tu pasado…k lo tienes todo x descubrir y exprimentar y una vida muy corta para dejar atras las oportunidades….!!
    asik os animo k ayais a x todas y no penseis en o negativo del pasado sino en lo postivodel presente y futuro….!!
    ese libro parece estar bien y te ace reflxionar intentare buscarlo …!!
    xao xao kuidense todo un besio…..!!!
    espero k os aya sevido de algo….!!

  • Mariana 29 junio 2008 on 19:37

    y si la verdad q si muchas veces nos dejamos llevar x esa frase de “no puedo hacerlo”.. pero el q persevera triunfa.. q nunk hay q bajar los brazos..
    pero muchas veces es dificill.. y lo digo xq a mi m paso y a muchos de ustedes tmb..
    xq Jesus nunk bajo los brazos x nosotros ?? xq nos ama..
    y si nosotros amamos algo y pensamos q no podemos hacerlo.. debemos pensar en el claro ejemplo Jd esus.. y asi luchar x lo q uno kiere..
    muchas veces nos eqivocamos pero siempre hay alguien q nos perdona.. i lo podemos remediar..
    siempre m dije q la vida es una lucha.. y si xq hay q luchar xq lo q qeremos.. i bueno m fui d las ramas.. pero a lo q voy es q no se dejen llevar x “no puedo”.. xq yo x decir eso perdi muchas cosas..

    Y no es lo mejor..

    Suerte..

  • cheché 25 noviembre 2008 on 17:29

    buen día
    les recomiendo “la vaca” de camilo cruz
    salu2 pato2

  • ¿Saber qué te ata es suficiente para querer cambiar? El cuento del elefante encadenado | Yoriento 21 diciembre 2008 on 14:42

    […] años que conozco esta narración publicada por Bucay. La podéis encontrar en muchos otros sitios, aquí (de donde, con cariño, he tomado la imagen), y también aquí… Este tipo de metáforas en forma […]

  • hirakoer 30 marzo 2009 on 05:55

    toda la frase es del cuento ? o es que tú la terminaste con un cuestionamiento??… porque me ha gustado mucho el final..

  • Miguel Castillo... 24 septiembre 2010 on 21:07

    Muchos de nosotros al igual que este elefante:vamos por el mundo atados a muchas estacas que nos restan libertad .Vivimos creyendo que hay muchas cosas que “no podemos” hacer,simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos.
    ‘¿Cual es la estaca en tu vida que te ata e impide lograr tus sueños,metas y anhelos?.
    Recuerda,la unica manera de lograr algo,es intentandolo otra vez poniendo en el intento todo tu corazon.Cuando la marcha se pone tenaz,los tenaces se ponen en marcha.
    Lea: I Pedro 2:16,Galatas 5:1,Salmos 119:45 y Romanos 6:13 Dios les Bendiga…

  • vicky 1 junio 2013 on 19:09

    es media larga pero esta buena