Botas de agua

lluvia

Hace unos días pedía consejo para comprar unas botas de agua: Blancas, negras o estampadas.

Al final ni A, ni B, ni C, sino que me fui al Decathlon, después de frustrarme y ver que las botas de agua más fashion no son impermeables, me compré unas azul oscuro (el único color que había).

Bueno, son las típicas botas de agua clásicas de niños: lisas, no tienen botones, ni plataforma, ni tacones, ni lunares: Son prácticas y muy cucas, porque al tener este pie de bebé (¡un 35 señores!) la verdad es que da bastante risa.

El día siguiente amaneció con una tormenta que se cargó el Cremallera de Montserrat.

Esa mañana cogí el coche, y a los 3 minutos empezó el diluvio universal. No estoy hablando de mucha lluvia, sino que Dios ha vuelto a cabrearse con los hombres de la tierra y esta vez con saña, porque por mucho intentarlo lo hubo manera de ver más allá del coche que tenía delante. Los parabrisas iban como locos, y aun así no paraban de expulsar agua. Un caos.

Duró unos 15 minutos (no había huevos de salir del coche), y cuando paró me puse las botas para salir a la calle pisando charcos sin mojarme. La sensación de calcetines secos es algo que no se paga con dinero, la verdad.

Volví a subir al coche, pero luego me di cuenta el porque no son aptas para conducir. No quiero explicar como arranqué, ni como aparqué, ni como hice la rotonda de Plaza España. Solo os diré que es mucho mejor que un mono joven cebado de azúcar haga de copiloto sin cinturón de seguridad que no conducir con botas de agua.

Al llegar a casa las guardé en el zapatero y les puse la etiqueta de: Lluvia SI, Conducir NI DE BROMA.

AUDIO: Ben Gibbard – Thriller

AUDIO2: The Magic Numbers – Take Me Out

Gina

View posts by Gina
Gina Tost fue precursora del vídeo online en el Internet, antes de la invención de YouTube. Periodista con amplia experiencia especializada en tecnología, videojuegos, economía mobile y startups. Ha trabajado para cadenas de televisión, emisoras de radio, periódicos y webs de todo el mundo, incluyendo España, Latinoamérica, Estados Unidos o Japón entre otros. Autora de “Vida Extra” – Ed. Columna (Català) y Ed. Grijalbo (Español), un libro sobre historia y diseño de videojuegos. Actualmente Gina es considerada TOP 100 European Founders por The Hundert Magazine por haver fundado la empresa Geenapp.

16 Comments

  1. carlos v
    5 noviembre 2008

    Lo recuerdo de pequeño,recuerdos borrosos como el agua… Como sois las mujeres pensando (no siempre) en ropa y complementos. En fin las cosas pequeñas son las mejores. incluso una gota de agua y una tormenta. bss c.

  2. mary
    5 noviembre 2008

    jajaja,Gina y sus botitas de bebe,te imagino jajaja,lo mejor de la lluvia cuando era niña era presisamente saltar los charcos y tratar de mojarme lo mas que podia antes que me pillara mi mamá.

  3. devilish
    5 noviembre 2008

    bonitas botas gina, mi hermana tiene unas iguales pero color rosa

    bye

  4. Cantimplora
    5 noviembre 2008

    Tuviste suerte de estrenarlas al menos!!
    Yo tengo unas katiuskas verde pistacho, muy monas, pero ahí están, en la caja. Y no por no conducir con ellas, sino por lo frías que son!! También tengo que decir que fue la época del boom de las botas Ugg, ni comparación!!

  5. m
    5 noviembre 2008

    Decathlon???
    Gina Tost, las únicas “botas de agua”, que a partir ahora llamaremos katiuskas, son las HUNTER!!!
    http://www.hunterboots.com
    Deberías tener unas, son un auténtico must!

    ains, la meva petita… 😉

  6. m
    5 noviembre 2008

    ah, i el model ha de ser l’original, nada de variaciones chungas!

  7. Lucas
    5 noviembre 2008

    Un 35?! Buah, que suerte tienes …

  8. Normion
    5 noviembre 2008

    Jejejeje, uno se da cuenta de lo importante del calzado cuando conduces, los zapatos tienen la manía de engancharse a los pedales o hacernos perder la sensibilidad como estemos usando algún tipo de zapato fuera de lo habitual.
    Por cierto, en el calzedonia hay botas de agua impermeables y estampadas

  9. MalaMalísima
    5 noviembre 2008

    Me encantan las katiuskas… pero para conducir son terribless!!
    por cierto, usas un 35?? eres cenicienta??

  10. melkiades
    5 noviembre 2008

    Lo mejor para conducir los pies descalzos, ¿lo has propbado?

  11. jordi
    5 noviembre 2008

    jajaja! conducir con unos zapatos, sin suela o suela muy fina, y encima mojados es lo peor!!!! venden un spray para las ruedas del coche para no resbalar, igual eso te sirve para las botas, no? 😉 nos vemos en el ebe!!

  12. Servesita
    5 noviembre 2008

    Gina, tengo un regalito para ti, la semana que ciene te lo daré, si es que sigues pensando en bajar para el EBE, sino pues…

    (mira el mail)

    Besos y esas cosas.

  13. RATM
    5 noviembre 2008

    “…queríamos saltar sobre los charcos con zapatillas blancas para que se enoje mamá…”

  14. Marta
    6 noviembre 2008

    Yo siempre quise unas botas de agua!!! Dios que envidia!!!! Es lo que tiene vivir en canarias, que apenas llueve y cuando lo hace caen cuatro gotas de nada! YO TAMBIÉN QUIERO UNAS BOTAS DE AGUA!!!! jejeje

  15. Sílvia
    6 noviembre 2008

    jejeje! As vuelto a sentirte como una niña verdad? 😛

    Estoy contigo, no hay nada mejor que unas botas de agua en dia de lluvia ja que, por experiencia, nunca te pongas unas convers cuando llueve… Tu pie puede pasar a formar parte del charco!!
    Yo hace mucho que no llevo botas de agua que siempre llevabamos cuando eramos pequeños pero soy capaz de plantearmelo eh!!

  16. zapatos
    16 diciembre 2010

    Qué simples y qué útiles pueden llegar a ser!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top