Tiendas de complementos online que realmente molan

tienda complementos joyas

Yo utilizo “quincalla“, que son aquellas joyas de plástico del quiero y no puedo. Tengo un montón de pendientes de materiales baratos que a los dos días ya no me gustan.

No digo que vayamos todos a Cartier o Tous a comprarnos las joyas, porque el primero es de viejas con dinero (por mucha Audrey que desayunara delante) y el segundo es para preppys que van de modernas.

Odio el osito de Tous con todas mis fuerzas. Mucho más que a Jordi Labanda o a Custo

Alexis Bittar: Trabajó con Patricia Field en Sexo en Nueva York, pero no por eso le hago partícipe de esta lista. Este tío tiene estilo. Sus joyas son llevables a cualquier hora, y seguro que encuentras el vestido ideal para esos pendientes (o pulseras, o collares) y no al revés.

Gemma Redux: Aunque ponga este nombre, todas las joyas estan hechas por Rachel Dooley. Si el anterior era Patricia Field (Sex and the City), este es Eric Daman (Gossip Girl). Cada pieza es única y basada en algo vintage. Me diréis que no, pero tienen toda la pinta de ser de tu abuela, pero que tu abuela mola mogollón. Ojalá mi herencia se pareciera en algo a esto…

Kimberly Baker: ¿Recordáis ese colibrí/pajarillo que había en todos los escaparates del Bershka hace un año? La moda de llevar un objeto dorado de forma horizontal como nexo de unión en una cadena, fue de esta señora. Podría decir que son joyas elegantes, victorianas y difícilmente combinables, pero bien combinadas dan ese puntito macarrilla que Kate Moss ha perdido desde que dejó a Pete Doherthy.

Jessica Cushman: Pulseras. Simple y llanamente tiene dos tipos de pulseras: Las caras, que son de marfil de mamut congelado, y las baratas, que son imitaciones en resina de las caras. La diferencia de precio varia de 1000 a 1500 euros. De la parte que pone joyeria fina, no te mires nada, que es muy mierda.

AUDIO: Marilyn Monroe vs Marilyn Manson – Diamonds are dead

20 comentarios en “Tiendas de complementos online que realmente molan”

  1. ¿Lo ves? Por esto me gusta tu blog Gina, me acabo de informar de algo de lo que por mis propios medios no tendría ni idea. Mañana cuando mis compañeras de trabajo hablen de estos temas(que lo hacen todos los días) yo diré “Alexis Bittar: Trabajó con Patricia Field en Sexo en Nueva York. Este tío tiene estilo.” 😛

  2. Tal vez es lo unico que no entiendo de joyas, si son bonitas obras de arte os hacen parecer angeles… un gasto inutil viendo el habre del mundo… GINAPLASTIC uy me recuerda a ese programa que hacian en tierra o Planeta imaginario que buenos… Tal vez poco interes cosas de chicas un Bss c.

  3. audrey se paraba en Tiffany’s (New York) xd!!

    (aunque no sé si también se le puede catalogar en “para viejas con dinero”)

  4. buf, gina… empecé a sentir sudores frios hasta que me di cuenta de que están claramente fuera de mi poder adquisitivo…

    Saludos de otra quincallera compulsiva 😀

  5. Pues (con perdon de los eruditos en el tema) a mi me parecen feísimas y que no valen el dinero que cuestan.
    ¿Nadie se ha atrevido a decir que son una mierda?
    A lo mejor yo soy mas hortera que un bocadillo de lentejas, pero repito que me parecen horrorosamente caras, el chino de mi barrio tiene collares de plástico más bonitos.
    Saludos

  6. Gina! Yo también odio al osito de Tous!!! Me alegra ver que no soy la única en el mundo…
    Por cierto: Audrey desayunaba delante de Tiffany’s (que ahora podemos encontrar también en Madrid) ¬¬’

    bUEN FINDE!!!

Deja un comentario