Problemas con las compras (parte 2)

monitor samsung fnac

Siguiendo con el post de ayer, en el que comentaba la compra del monitor Samsung en el Fnac, prosigo con el relato…

Arrastrando otra vez el monitor enormus con mi fuerza de hurón dormilón, pensando en todo ese montón de dinero desperdiciado si no me devolvían el dinero hizo que entrara en cólera espartana, y mientras hacía la cola de rigor seguía encendiendo ese fuego del averno en mi interior.

Llegué al final de la cola y me atendió un chico con la piel de un adolescente adicto a los phoskitos, las panteras rosas y al WOW los viernes por la noche. En ese momento me parecía un monstruo con tentáculos y le solté:

– Compré un monitor el lunes, y le faltan cables, comp….
– No se preocupe – me cortó – ¿Tiene el ticket y el monitor?
– Aquí lo tienes todo.

Y desapareció por una puertecilla de atrás, dónde pude ver como una chica hablaba por el messenger. Ahora entendía esa cola descomunal para el servicio técnico… Malditos trabajadores de sábado…

A los 15 minutos, mientras yo pensaba que se había llevado el monitor y el ticket, con lo que no tenía nada, apareció hablando por teléfono. Me entregó un papel con un código de barras y me dijo que podía recoger un monitor igual, nuevo, sin desprecintar en el otro mostrador de entregas.

Pim pam pum.

Mientras hacía (otra) cola en el mostrador de entrega de mercaderías pensaba que había desperdiciado mi mala leche pensando en algo que no había pasado: Un mal servicio. Al contrario, podía haber destrozado el monitor y ni me preguntaron. Simplemente me creyerón a pies juntillas y ahora estaba a punto de recibir otro a cambio…

But… Wait… ¿Hay gato encerrado? Mmmmm…

Subí al primer piso a ver si realmente el monitor era el que necesitaba realmente, y ya que hacía otra cola, a ver si podía aprovechar para ver algo más que me interesase. Y si, lo hubo: ¡El mismo monitor había bajado de precio 70 euros en un día! No lo podía creer, mi amigo de los phoskitos no podía engañarme, y lo había hecho. Ya no le creía tan legal, ni tan amable, ni tan simpático, ni guapo… No lo pensaba agregar a Facebook por muchas solicitudes que enviara. No.

Volvía a mi fabulosa cola de devoluciones pisando fuerte. Ahora ya no arrastraba un monitor y mi ritmo cardíaco había subido.

– Yo compré un monitor por mucho dinero y ahora vale 70 euros menos… ¡Hace dos días!
– Ok… Un precio mínimo.

Cogió el mismo papel que me había dado, apretó un par de teclas en su máquina del diablo y a los 5 segundos tenía en mi cuenta corriente 70 euros más (confío en su palabra), el mismo papel para recoger el monitor en el otro mostrador y su sonrisa en la cara. Flipante. Mi mal humor bajó de golpe. Claro, con 70 euros de vuelta a todo el mundo le baja la mala leche, incluso con 30 euros.

Hice la cola de entrega de mercaderías, me dieron un monitor nuevecillo y como si nada. Felicidades

¿Qué hemos aprendido?

1) En el Fnac puede que no comprueben el estado de las cosas que les devuelven, pero se hacen responsables de cualquier cosa que pueda pasar en los siguientes 7 días a la compra.

2) El precio mínimo garantizado es real, y lo aceptan devolviéndote el dinero.

3) Necesito ir al gimnasio para no sufrir más cuando arrastre el siguiente gadget que me voy a comprar.

AUDIO: Aretha Franklin – I say a little prayer for you

Share:

Discussions — 23 Responses

  • sergio 3 febrero 2009 on 00:14

    lo tu yo es mala gaita, como puedes pensar que trataron de engañarte, a lo sumo
    te vieron cara de ingenua. nada mas como la del chico que te atendio,por que valla por dios
    ahora vale cualquiera para atencion al cliente un saludo guapa

  • Kwak 3 febrero 2009 on 01:24

    La verdad es que te trataron muy bien, pero pese a ello si no te quejas no consigues nada:
    – Podrías haberte quedado en casa indignadísima pensando “me han timao”, voy a PC Pepe a por el cable que falta.
    – O podrías no haberte dado cuenta del cambio de precio y nadie te habría dicho nada de tus 70 euros.
    En fin, que por bueno que sea el servicio al cliente ¡hay que ir con mil ojos!
    Saludos!

  • Servesita 3 febrero 2009 on 02:17

    Lo que yo me pregunto no tiene (casi) nada que ver con el post: ¿te atraen las colas? en París, las buscabas, en la fnac también?

    ¿Invitas a unas magdalenas en el statbucks de la av. de la constitución de Sevilla cuando vuelvas con esos 70 leuros?

    No paras de gastar, eres peor que yo :p

    Besos y esas cosas G.

  • Carlos L. Bolivar 3 febrero 2009 on 04:54

    Wow, que buen relato… hasta el cambio del monitor me parece bien, pero la devolución me parece sorprendente…. Ese es el típico caso de comprar y verlo más barato luego, a mi me ha ocurrido y peor, pero mejor no hecho ese cuento…

    Por cierto, veo que hay problemas con la aparición de mis comment, están retardados o no aparecen… será tu Servidor???????

    Te juro que esperaba ver en el Dibujo de hoy un negocio incendiado o algo similar… jejeje pero me ha parecido mejor

    “La versión Gina de Sansón”

  • QuEiThCiTa 3 febrero 2009 on 10:12

    mas lo que hiciste coraje… pero bueno, en mi país si no te les ponés bravita no te toman en serio… así que está bien :]

  • Adrià 3 febrero 2009 on 11:50

    Lo del precio mínimo no es real… la FNAC es un muy buen sitio para comprar, y no es caro, pero no es el más barato, por mucho que digan. Lo mejor es, antes de comprar, darse una vuelta por el centro y comparar precios.

  • Elio 3 febrero 2009 on 12:18

    Para compras de este tipo es ideal ir a sitios como la Fnac o ECI donde te cambian lo que haga falta si llevas razón (e incluso en algunos casos aunque no la lleves).

  • Marta S 3 febrero 2009 on 12:25

    Epic win! Solo faltó que el adicto a las panteras rosas te llevase el monitor a casa! 🙂

  • Silviuka 3 febrero 2009 on 14:13

    Pues parece que ahora vemos el vaso medio lleno… ¡Aupa Fnac!
    (pero q se vengan para Santander o no les ajunto… 🙁 )

  • May 3 febrero 2009 on 14:57

    Me sobrecogió la amabilidad del señorito Nerdy que te atendió pero…OMG, es increíble el servicio Fnac por lo que cuentas. Aquí no tenemos de eso (por tener, no tenemos ni Corte Inglés xD) peeeero los chinos son igual de amables ^^
    Un beso Gina!

  • Mar Kiddo 3 febrero 2009 on 15:13

    Esperemos que no te de por comprarte una bicicleta estática, o algo por el estilo…:P
    Que envidia no tener en Granada un FNAC…:_(
    En fin, un beso Gina(YA HAY GG2 17!! =) )

  • Morayma_Nazarí 3 febrero 2009 on 15:58

    Ayyyy……. Si es que………

  • TaM 3 febrero 2009 on 16:02

    Pobre monitor… debe ser la segunda vez que le pasa porque si a ti te lo dieron usado es que alguno lo devolvió ya… ahora qué! de nuevo a las estanterías hasta que otra pobre personilla lo compre con toda la ilusión del mundo y… brff… nunca se terminará su historia, este monitor está predestinado a que sus familias adoptivas lo deuvelvan por tarado. Le compadezco.

  • Siberian 3 febrero 2009 on 16:42

    …fuerza de hurón dormilón… xD
    Pero al final, te devolvieron dinero y todo.

    Ahora, como dicen ya por hay, seguro que si insistes un poco te lo llevan a casa personalmente e incluso te lo enchufarian, por la cuenta que les trae, hahaha

  • Siberian 3 febrero 2009 on 16:46

    Ah! que se me olvidaba…
    Seguro que si lo venden como el “monitor que devolvio Gina” vuela en un plis plas.
    (sugerencia para los del Fnac)

  • Zoltan 4 febrero 2009 on 11:18

    Ves que bien, al final todo salió “bien”. Ahora a disfrutar del monitor 😛

  • Elga 4 febrero 2009 on 13:42

    Que bueno, Gina,… a veces nos volvemos demasiado malpensados. A mi me pasó lo mismo con un mp4 en mediamarkt, cuando aun devolvian el dinero, y eso hicieron, sin abrir la caja siquiera!

    Un besito, guapi… y a disfrutar de tu nuevo juguete!

  • ignacio 4 febrero 2009 on 17:45

    hola
    pues has tenido suerte … la garantia de la fnac solo te cubre el 1er año (ellos se hacen responsables) despues hay que buscarse la vida…
    slaudos
    ignacio

  • Iris 4 febrero 2009 on 19:00

    Lo tuyo son las colas Gina!! Jajaja

  • por_TUTATIX 5 febrero 2009 on 01:05

    joe, pues al final tuviste una suerte increíble con que estuviera abierto! (quitando el momento de hurón dormilón, jeje)

  • Sergio Gil 6 febrero 2009 on 18:42

    Alégrate, porque no tuviste que hacer tantas colas como en la torre Eiffel de París 😛

  • Ariadne 7 febrero 2009 on 00:19

    Hey, pues tuviste “suerte” de darte cuenta de la rebaja de la pantalla. Si te hubieras hecho socia del fnac, te ahorrabas un 5% más con el pack de bienvenida y otro 2% se te acumula en la tarjeta.(el carnet cuesta 15€) Como se nota que trabajo allí xDDDDDDDDD

    Aunque no trabaje en el fnac de Barcelona, en el que yo trabajo ningun compañero tiene tiempo de entretenerse con nada, apenas damos a basto con los clientes. En el servicio Post venta se arman colas pero es debido a la cantidad de personas que quieren devolver un producto tecnico o hacer alguna queja o consulta…creo que de todos los departamento es el peor, imaginate tener que atender a los clientes de los cuales muchos vienen molestos o muy cabreados ….

    En fin, que tuviste mala suerte con el compañero que te tocó como pasa en todos lados.
    Un saludo!!!

  • UnGatoNipón 9 febrero 2009 on 08:18

    La verdad es que a mi me sigue pareciendo que tienes razones para enfadarte. Primero, porque han intentado engañarte cobrándote 70€ de más, sólo hace 24hr. Segundo porque te han hecho perder;

    1. Tu tiempo (que es dinero) arrastrando la máquina hasta su tienda atestada de gente.

    2. Tu dinero (porque mover el culo por la ciudad, no es gratis, cuesta gasolina o transporte público)

    3. Tu salud. Las fases de cólera por las que has pasado se comen tu salud, mejor no haberlas tenido.

    Y por último, una disculpa, o al menos una explicación, que te permita entender cómo es posible que te lleves a casa una máquina desvirgada y manoseada en la que no se ha conprobado, si quiera, que está todo completo- Si fuera reparada y revendida no te la pueden vender al mismo precio original sin avisarte de que es ‘arreglada.

    Es decir, lamentable. Y aún así te vas contenta de la tienda, yo hubiera flipado un rato y llamado al encargado para que me explicara por qué pasó todo esto. No le pido que me bese los pies, sólo que me trate con el respeto que los 300€ que tanto me ha costado ganar se merecen. Ni más ni menos.

    Supongo que me he acostumbrado al servicio de las tiendas japonesas… 😉