Mi primer recuerdo

cielo azul

Intento hacer memoria, a ver si me sale el primer recuerdo que mi cerebro guarda en un cajón.

Mi cerebro funciona por archivadores, pero encontrar algo allí puede ser bastante laborioso. Nada está ordenado alfabéticamente, ni por tamaño, ni tan siquiera por edad. Algunas cosas las guardo en una misma caja. Como los idiomas que “chapurreo”, por eso mismo no sé traducir en menos de 2 segundos “fregadero” o “albergínia” a otro idioma sin tener que dejar la mente en blanco un segundo. ¡Un desastre! Ojalá hubiese empezado a tener uso de razón con un orden en la cabeza.

Así que intento pensar en mi primer recuerdo y en lo único que puedo pensar es cuando la hermana de mi abuela no me dejaba beber horchata en vacaciones… Pero tenía 16 cumplidos, no sirve. Tampoco sirve el pasarme secundaria entre doctores y médicos de l’Hospital de la Maternitat de Barcelona.

Sigo buscando entre cajones y recuerdo cuando a mi hermano, los Reyes Magos de Oriente, le regalaron una grúa enorme y me enfadé porque su paquete era más grande que el mío. Se habían confundido, seguro. Yo me había portado mejor. Siempre lo hago.

Sigo tirando para atrás, y relacionado con mi hermano recuerdo cuando mi padre me fue a buscar al colegio un 18 de Noviembre de 1988, llovía, y me dijo: “Vamos al hospital, que tu madre ha tenido ya a tu hermanito”. Le pregunté si era chico o chica, y cuando me dijo que chico me enfadé mucho. Le dije que ese no era el trato, que yo había pedido una chica, y que eso no era justo.

Lo pasé mal en ese momento, pero compensó porque el nombre se lo puse yo. Y no fue una venganza de nombre. Lo prometo…

¡Por fin! ¡Lo encontré! ¡Mi primer recuerdo! Estaba detrás un recuerdo en el que estaba pelando mi primera gamba con las manos mientras calentaba la oreja a mis tíos con una canción que decía: “He pelado una gamba y no sabíííaaaa…!!” Hasta el infinito.

Era una artista de ese especie de columpio en forma de puente o media luna. Lo usaba con una mano, con una sola pierna, con la parte de atrás de las rodillas… Incluso era una descarada y podía usarlo con falda! Tengo una foto vestida con falda de cuero y subida a una cosa de esas.

Ahora, ese columpio debe estar prohibido, porque era metálico y con una altura considerable, y los columpios están actualmente todos acolchados y no suben más de medio palmo por si acaso.

Sigo, Tenía nos 3 años, no más, y como cada día subí a mi columpio más confiada que de costumbre. Supongo que tener atado el pañuelo de tela con dibujitos al bolsillo de la bata del colegio te da seguridad. O puede que sean esos bocadillos de jamón york que hace mi madre con mucho tomate y aceite. No lo sé. Solo recuerdo que subí y me puse del revés a columpiarme como de costumbre.

Lo compliqué un poco y me aguantaba con la parte de atrás de las rodillas. Seguía columpiándome y eso era pan comido. Cambié la posición a solo una pierna, y eso parecía que aguantaba. Al fin y al cabo cualquier circo podía haberme contratado. Con tan solo 3 años y hacía esas maravillas de la técnica circense… Y Hollywood tan lejos… Así que cambié e intenté sujetarme con la parte de atrás del pie, el talón. Total, si podía con la de atrás de las rodillas, porqué no con el talón?

PLOF!

Me caí de morros.

No me dolió…. Hasta que me toqué el labio y vi mis manos manchadas de sangre. Manchadas creo que es poco, era un río de sangre terrible! No sabéis la cantidad de sangre que pasa por nuestros labios. Entonces empecé a gritar, a chillar, y caminé hasta donde estaban las profesoras.

Recuerdo perfectamente que palidecieron de golpe y corrieron a llamar a un taxi.

A partir de aquí todo es más borroso y queda como en un flash extraño. Recuerdo cosas, pero no sé si son porque me las han contado o porque realmente sucedieron así… Creo que es mi primer recuerdo, porque por mucho que lo intento no me viene nada a la cabeza anterior a eso.

No está mal para un recuerdo de cuando una tenía solamente 3 años, ¿no? Ahora lo vuelvo a guardar. Lo he clasificado en una carpeta llamada P de Patosismo. Es una carpeta muy grande, pero es porque sé que la voy a llenar de un montón de recuerdos en los que mi patosismo queda patente entre cicatrices y meteduras de pata varias.

¿Cuál es vuestro primer recuerdo?

Ooootra cosa muy importante:

Regalo 20 entradas 2×1 para ir a ver Los Condenados, la película de Isaki Lacuesta en los cines Alexandra de Barcelona.

Para ello, mándame un mail con tu nombre completo a gina (arrobita) ginatost (puntito) com.

Siento el centralismo en Barcelona, pero es lo que hay 😉

AUDIO:
The Chemical Brothers – The Salmon Dance.Spotify
Alexa Dixon – Shake.Spotify
Marea – Perro Verde.Spotify
Bonnie Tyler – Holding Out on a Hero.Spotify

ALBUM:
Street Fighter 4.Spotify Solo apto para FREAKS de verdad.

Si queréis invitaciones gratis para Spotify sin que os invite otro usuario y sin código, solo tenéis que ir a ESTE LINK. De nada 😉

Si tenéis Spotify capado en el trabajo o no queréis bajaros el programa, os recomiendo Grooveshark. Con mucha más música, sin anuncios de audio y más barata la cuenta premium. No se pueden poner enlaces en HTML, pero se puede compartir por Twitter o Facebook.

Share:

Discussions — 16 Responses

  • tango 4 Diciembre 2009 on 00:27

    ufff yo malisimo para estas cosas, no me acuerdo…

    Asi de golpe me viene a la mente un cumpleaños donde me regalaron una guitarra de estas de juguete… nada especial jajajaj

  • Tweets that mention Mi primer recuerdo -- Topsy.com 4 Diciembre 2009 on 10:41

    […] This post was mentioned on Twitter by Xavier Molina and ginatonic, ginatonic. ginatonic said: New blog post: Mi primer recuerdo https://www.ginatonic.com/2009/12/04/mi-primer-recuerdo/ […]

  • Rubèn 4 Diciembre 2009 on 11:00

    Curiosamente, uno de mis primeros recuerdos también es a esa tierna edad y con un columpio. En mi caso, dándome en toda la boca. Aprendí que todo lo que sube, baja. Un lumbreras, vamos…

  • zyphius 4 Diciembre 2009 on 11:47

    Tenía menos de 3 años, pq mi hermano todavía no existía ni en proyecto… el recuerdo es de un pijama, con manguita de globo y mucha puntilla que había hecho mi abuela con una tela con caramelitos dibujados. Recuerdo a mi tía aspirando mientras yo jugueteaba por allí y ella, para tomarme el pelo, aspirando el borde de la camisa del pijama de caramelitos. No es nada relevante y está muy borroso… pero es mi primer recuerdo y le tengo cariño 🙂

  • Cristina 4 Diciembre 2009 on 13:08

    No sé si es el primer recuerdo pero una vez siendo muy pequeña me subí al tejado de la masía de mis abuelos con el correspondiente susto de mis padres. El problema principal fue que luego no sabía cómo bajarme. Parece ser que tenía alma de trapecista 😉

  • Marta 4 Diciembre 2009 on 13:13

    Mi primer recuerdo es de cuando tenía unos dos años. Mis padres tenían una tienda en la rambla de mi ciudad, y por aquél entonces a ambos lados de la rambla todavía circulaban coches (ahora es zona peatonal). Justo enfrente de la tienda había (todavía hay) un salón recreativo que, justo en la entrada, tenía los típicos cochecitos esos que les metes una moneda y te das un paseo de un par de minutos, con musiquilla de fondo incluída. Tonterías de esas que a los críos les encantan, y yo no era precisamente una excepción 🙂

    El caso es que era mediodía, mis padres estaban cerrando la tienda para bajar a casa a comer, y mientras cerraban la puerta me soltaron de la mano y me perdieron de vista como cinco segundos. No tenían mucho de qué preocuparse porque yo era muy buena y nunca hacía cosas raras, pero ese día me dio el puntazo… y en esos cinco segundos aproveché para echar a correr, cruzar la calle, la rambla, el otro lado de la calle, y subirme al dichoso cochecito. Yo solita y sin mirar por dónde iba, claro. Con dos añitos.

    El recuerdo que tengo exactamente es, estando a medio subirme al cochecito (sin ayuda, para chula yo), ver la cara de mi padre al girarse “¿dónde ha ido la niña?”, echándose las manos a la cabeza al ver dónde estaba, y que mi madre vino a buscarme corriendo con un susto de tres pares de cojones. La verdad es que no se me llevó un coche por delante porque dios no quiso :S

  • Jose Luis Colmena 4 Diciembre 2009 on 13:23

    Tenía dos años. Hotel Palace en Norwich, Holanda. Había un pasillo larguísimo y me iba del salón principal hasta otro salón donde estaba un piano grande de cola negrísimo, al cual me subía en la banqueta, abría la tapa y tocaba (aporreaba) melodías sinfónicas.

    Qué cosas. Un día de estos vuelvo a este magnífico hotel si es que sigue abierto, de esto hace ya unos cuantos años.

    Besos Y Esas Cosas Gina.

  • Lil 4 Diciembre 2009 on 15:13

    ¿Por qué estuviste la secundaria entre doctores y médicos de l’Hospital de la Maternitat de Barcelona? :s

  • srdiox 4 Diciembre 2009 on 17:12

    Mi primer recuerdo es un sabor, el de una papilla dulce que me hacia mi madre(segun me contó hace unos años era una pailla casera de frutas).
    🙂
    Por lo de las entradas, muchas gracias, pero no puedo, me pilla un pelin lejos.

  • Canoro 4 Diciembre 2009 on 19:49

    mi primer recuerdo no se que edad tengo, es en casa de mi abuela, mi madre me cambiaba los pañales, y yo no queria, habia algo de familia en la sala, primos, tios. todos se veian muy grandes 🙂

  • Erick 5 Diciembre 2009 on 20:56

    mi primer recuerdo, se remonta tal ves a los dos años o menos, andaba bien abrigado y mientras mi mama hablaba con una tía, de repente solo vi que mi traje se humedecía, me estaba orinando, pero ni tan siquiera sabia que pasaba en verdad, bueno esa era la sensación que tenia y que siento cuando lo recuerdo.

  • pikinb 7 Diciembre 2009 on 20:37

    Yo no se que edad tendria, pero se que ya tiene que haber tiempo… el sabor de unas cerezas recien cogidas del arbol, tanto el color como el sabor de esas cerezas me acompañan desde entonces!
    Me ha encantado tu relato, algo asi me ocurrio pero contra un poste del patio del recreo, aun me acuerdo del sitio, el poste era de hierro y mi cabeza de acero tierno! Pero del despues no me acuerdo de nada, tendria sobre los cuatro años.

  • Elga 9 Diciembre 2009 on 11:37

    Me ha encantado tu post, Gina!!! Yo tendría que pensar mucho para saber cual es el Primer, primerisimo recuerdo, porque tengo unos cuantos. Por otra parte, si te sirve de consuelo, a mi también me cuesta traducir albergínia en menos de dos segundos… y no sólo eso, tengo un gran problema con los garbanzos y los guisantes… siempre los confundo, con lo fácil que es decir cigrons i pèsols… xD

  • rehtse 9 Diciembre 2009 on 15:59

    Jeje, mi primer recuerdo también es dándome un viaje de impresión, lo triste es que el primer recuerdo que tienen mis amigas de mí es también cayéndome, creo que te gano en patosismo… 🙂

  • Cosechadel66 11 Diciembre 2009 on 04:55

    Mi primer recuerdo es estar comiendo macarrones con tomate en la cocina de mi casa… y cada vez que me viene a lamente, me viene el sabor de los macarrones que, por cierto, me siguen encantando. Muy cerca en el tiempo está el de un dibujo que me hizo mi hermana mayor, que representaba el fondo del mar, y que conserve muchos, muchos años, hasta que se debió perder en alguna de esas mudanzas-filtro que nos regala la vida.

    Y no te castigues, que me da a mi que a los tres años, todos somos patosos.

    Carpe Diem

  • Alex 12 Diciembre 2009 on 03:01

    Pues el mio..tengo muchisimos, tengo uno donde sabia que tenia 3 años(estaba en el hospital con mi madre y estaba sentado xd), seguro, pero luego vienen otros mas que nose la edad que tenia, nose ni el orden, ni nada. Cuando estaba en la camilla en hospital y me pinchaban en el culo con jeringuilla, estaba llorando y ver a mi madre salir del despacho. Cuando en el hospital me regalaron una carta de poker, luego me la quito un niño salio corriendo para lo baños, la tiro al inodoro y tiro de cadena jaja y ya despues de eso cuando un dia iba en el triciclo y me cai en un charco de barro con ojos abiertos y vi todo marron.

    Gracias Gina por hacernos recordar mas a menudo las cosas que emos vivido y no olvidarlas.
    Ojala existieran mas personas como tu…