Comprar un taburete en IKEA

taburete ikea ginatonic

Se me metió en la cabeza que quería un taburete y ni los mails desesperados de Jose mostrándome otras opciones más asequibles no pudieron contra mi fuerza consumista.

Me metí en el coche, y después de tragarme el atasco de la salida del centro pude llegar a uno de los 3 IKEA’s de Madrid.

Normalmente, al aparcar te das cuenta que eso es como Disneylandia: La atracción empieza antes incluso de haber montado, así que ves a mujeres cargando armarios, padres llenando furgonetas mientras su señora sujeta ese pequeño cactus, jóvenes recién emancipados, pijas que no quieren ser descubiertas comprando en una tienda tan vulgar y niños dando por culo con los carros. Pura diversión.

Tu entras y te ofrecen, una bolsa amarilla enorme, un catálogo, un metro, un papelito para apuntar y un lápiz.

Subes las escaleras y delante hay un montón de saloncitos ya montados con muy buen gusto. Los hay para gente más conservadora, algunos chillones con un sofá amarillo y algunos con un sofá feo e incómodo. Es su nuevo modelo de negocio: Hacemos cosas feas y poco prácticas para gente asocial.

Pasas corriendo, y llegas a sofás, mesas, sillas… Y allí hay mil y un taburetes. Algunos no están en la web y otros estaban en la web y aquí no hay ni rastro. Malditos mentirosos.

En un rincón está mi taburete esperando a que lo recoja. Hay dos. Pues pillo los dos… Total, en mi casa vivimos dos y seguro que terminaremos peleando por el taburete. Esos pies en alto, ese mueble para poner la cocacola, esa escalera improvisada para colgar un cuadro… Si, me llevo dos.

Error.

Jose me mira mal.

– ¿Dos? ¿Para qué queremos dos?
– ¿Tu no querrás taburete, entonces?
– Lo miro con ojos de Bambi.
– La que quería venir a comprar un taburete eres tu. ¿Dos taburetes para qué?
– Ñiiii… (ojitos de Bambi aumentando exponencialmente).
– Vale. Dos taburetes.

¡Bien!

Jose coje los taburetes con las dos manos y me dice: “Vale, a la salida.”.

Pasamos por el restaurante y no nos apetece un perrito caliente, ni unas albóndigas, ni unos macarrones con tomate. Es raro, algunas veces hasta bebemos café. Por suerte los baños están cerca.

Justo después bajamos escaleras hasta la planta que yo llamo “las cositas que nunca necesitas, pero que siempre terminas comprando”.

Lámparas, cubiertos, fundas de nórdico, plantas, vasos… Siempre termino cogiendo algo, por ejemplo:

– ¡Mira miraaa! Un cactus por un euro.
– ¡Ooooh! ¡Mira qué vasos rojos con topos violetas más bonitos!
– ¿Necesitamos lámparas? Da igual, póngame dos.

Llegamos a caja después de pasar por el almacén y no coger nada (los taburetes los llevábamos de antes) nos damos cuenta que hemos pillado los de exposición. Mierda. Miramos dónde están y nos vamos al pasillo 3, sección 15, a buscar los malditos taburetes.

Levantamos miles de cartones, buscamos y después de comprobar la referencia, pillamos los dos taburetes y en ese momento se me ocurre: “¡Ya sé! Vamos a comprar un pequeño jarrón para el recibidor.”

Jose me mira con ojos de furia espartana antes del combate.

Vale, no hay jarrón.

Pagamos los dos taburetes, pero no de cualquier manera, sino en esa caja en la que tu te lo haces todo menos cobrar… EING? Si. Lo llaman caja rápida, pero como pilles a una señora que no sepa usar su tarjeta de crédito…

Nada, taburetes en el maletero y a casa.

PD: ¿A la hora de cenar adivináis dónde puso Jose su cocacola? Si, en el taburete que él no quería.

AUDIO:
Cesk Freixas – Dies i nits d’amor i de guerra.Spotify
Julieta Venegas – Amores Platónicos.Spotify
Miguel Bosé – Estuve a punto de…Spotify

LISTAS:
Música de Infometeo.Spotify

Share:

Discussions — 25 Responses

  • hans brinker 22 Marzo 2010 on 00:13

    ja ja ja, lo importante es siempre tener la ultima palabra:

    si cariño si, lo que tu digas…

    bonita historia de pareja, un clasico, pero no por ello deja de ser divertido.

    un saludo!

  • Gina 22 Marzo 2010 on 00:16

    😀 si, esa es la historia de mi vida 😛

  • raztez 22 Marzo 2010 on 00:28

    jiji me hace acordar a una ex que siempre decía que no quería comer y cuando estaba el plato en la mesa me sacaba la mitad. Después de la 5 vez que me quedé con hambre por compartir con ella la porción individual (si la llaman así es por algo) decidí cocinar siempre para dos. Igual continuamos con el ritual, yo le preguntaba si quería comer, ella me decía que no, yo preparaba comida para los dos y ella comía su parte.

  • Servesita 22 Marzo 2010 on 00:32

    No se el porqué pero te he imaginado mientras lo leía en voz alta (y entonando y todo), vamos, hasta he visto al espartano mirarte :p

    Es bonito vivir en pareja. Yo lo hago desde hace tres meses y estamos encantados 🙂

    Besos Y Esas Cosas G.

  • Ivan-(RACHE) 22 Marzo 2010 on 00:37

    Me gusto mucho el post! Me supo deliciosamente a aquellos donde contabas situaciones posiblemente cotidianas pero con un toque inocente y divertido a la vez. Eres única Gina! Saludos

  • MikeM 22 Marzo 2010 on 00:44

    A mi novia y a mí, también nos gusta mucho pillar todas esas cosas que no necesitas pero que acabas comprando, el problema es que al final gastas más de lo que tienes… y como que no es plan. Pero bueno, siempre acaba cayendo algo. Respecto a los taburetes, gran idea lo de pillar 2… en mi casa también hay ese tipo de conflictos. Comprando 2 se evitan.

    Saludos!

  • Cris 22 Marzo 2010 on 01:55

    Que bonita la convivencia, eh! Bienvenida al club.

  • knzio 22 Marzo 2010 on 02:53

    ¿…y si te digo que necesitas un tercer taburete? Tendrá 2 utilidades:
    – Tocarle los h***** un poco más al pobre Jose para que haga de bricomaníaco
    – Un maravilloso soporte para utilizar el portátil en el sofá sin calentarte las piernas, cortando previamente las patas a la mitad [ver punto anterior,…lo siento chaval ;)]

  • Gina 22 Marzo 2010 on 09:05

    @knzio, verdad? Ahora mismo tengo los pies en uno de los dos taburetes.

    @Cris, a mi me parece preciosa 🙂 pero qué te voy a decir yo!

    @MikeM, ejejeje… Yo por suerte tengo a Jose que me pone freno en esas cositas. Él se compró una caña de esas que les crecen hojitas.

    @Ivan-RACHE, Muchas gracias 😀

    @Serversita, a qué es bonita la convivencia? Incluso esos pequeños roces son preciosos 😀

    @raztez, bueno, yo siempre me como mi comida xDD

  • publikaccion 22 Marzo 2010 on 09:06

    no te lo vas a creer, pero estaba yo buscando una mesa auxiliar para mi casa para colocar esas cosas que nunca caben en la mesa cuando viene gente, y creo que me acabas de dar la solución 😀 y no lo digo de coña, es que me va que ni pintado ese modelo xD y no lo había visto 😛

    Muchas gracias guapa 😀

  • wishu 22 Marzo 2010 on 09:08

    Ains, la historia interminable.

    A mí me pasó algo parecido pero con un puff. Nadie quería puff, yo me emperré con uno, al final solo llegó uno a casa. Resultado: ahora todos quieren meterse en el puff… debería aprender tu técnica de “Ojitos de bambi” 😉

  • @jose_ju 22 Marzo 2010 on 09:11

    No es por nada @Gina pero… sabes a que me recordo el post nada más leerlo?? Has visto la peli de El club de la Lucha??…. jejeje

    Entre esto, y que el otro dia pusiste que estabas en plan bipolar… no habrás conocido por casualidad a alguien que te insiste en que le atices…verdad??

    (para quien no la haya visto, la recomiendo. El prota compra todos sus muebles en ikea, sufre un trastorno por culpa del insomnio y conoce a alguien llamado Tyler Durdeen….y hasta aquí puedo leer 😉

  • ohiane 22 Marzo 2010 on 09:32

    fijate que estaba teniendo un mallll lunes… pero me ha hecho tanta gracia tu post que ya me has animado pa un ratito, asi que gracias 🙂

    y por cierto, la zona de tonterias innecesarias es lo mejor de todo Ikea ehhh!!! la ultima vez me compre unas bolas que hacen luz que mira eh… no se ni pa que, en mi casa no quedan tan guay como alli 🙁

  • Elga 22 Marzo 2010 on 10:34

    jajajaja… Gina… Ikea forma parte de mi historia de pareja, pues todo mi piso está amueblado al estilo sueco (como la mayoria de los hogares españoles) y yo tengo una teoría: Si una pareja es capaz de montar 5 muebles de Ikea (de los chungos) sin acabar arrojando la estantería “spenhaussen” a la cabeza del otro, ya jamás nada ni nadie les podrá separar. Comprobado! 😉

  • Ana Peña 22 Marzo 2010 on 11:28

    cómo me suena…. 😀 de hecho creo que necesito un taburete. O dos… que Juan tb querrá, no? 😉

  • guiye 22 Marzo 2010 on 12:05

    Y el cuadro? Cae o no cae?

  • AnaLaura 22 Marzo 2010 on 12:21

    Gina… pareces nueva….

  • Soyelluna 22 Marzo 2010 on 14:10

    Yo tambien he estado este fin de semana en Ikea. El principio de la historia difiere un poco, ya que al decir: -¿Vamos al ikea? me encontré que mi madre tambien queria ir, y fuimos la pareja romántica y la asesora. Al llegar, buscamos una estanteria billy (quien no conoce a la estanteria billy…) pero acabamos con la referencia de una libreria benno. Bajamos a la planta baja (no sin comer antes albondigas suecas) y en la zona de no-lo-necesitas compramos toda la decoración para la libreria.
    LLegamos al almacen, y despues de diez minutos buscando vimos que la maldita estanteria era una caja de mas de dos metros de largo, y que no entraba en el coche que nos habiamos llevado.
    Conclusión: fuimos a por una estanteria para no tener las cosas en las estanterias que ya tenemos tan apretadas y volvimos con muchas mas cosas para las estaterias que teniamos.
    Bienvenidos a la república independiente de tu casa

  • Blanca Oraa Moyua 22 Marzo 2010 on 17:51

    A mi los hombres cada día me hacen mas gracia…

  • Jordi 22 Marzo 2010 on 18:12

    Cuando puedas enviame para aqui a Jose, que le daré unas clases de “Cuando digo no es no y me reafirmo o como evitar los ojos de cervatillo atropellado” 😛
    Por lo demás veo que los Ikeas son iguales en Madrid, en Hospitalet o en Oslo.

  • zendal 22 Marzo 2010 on 18:31

    jajaja. Los ojos de bambi nunca fallan, ais… somos débiles… 🙂

  • srdiox 23 Marzo 2010 on 12:05

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!
    Pobrecillo, comprendo a Jose…
    🙂

    Pd.-Los ojos de bambi nunca os fallaran.

  • Jose Rodriguez 23 Marzo 2010 on 20:15

    jjajajajajajaja, ojos de Bambi & Ikea rules! Seguro que pensó, “Al final he conseguido que solo sean dos!”

  • Raquel 24 Marzo 2010 on 23:04

    Pq los hombres odian IKEA y todos sus objetos les parecen inútiles? No lo entiendo (bueno sí, pero que quede entre nosotras). La verdad es que a mi me encanta, me lo llevaría TODO!!!

    Tendrías que haber cogido los 2 taburetes y no hacer caso a sus gruñidos 😉

    besos

  • Raquel 24 Marzo 2010 on 23:07

    Los cogiste, perdón! jejeje

    Tendrías que haberte llevado el cactus, la lámpara… y un saco de velas! Cada vez que voy como uno… tengo velas para el resto de mii vida!