Mi vuelta de Valencia

viaje a valencia

Algunos ya sabéis que este verano tuve la suerte de dar una charla acerca de los inicios de Facebook en la Campus Party de Valencia, pero lo que muchos no sabéis es que volví de Valencia montada en un coche con completos desconocidos.

Mi historia empieza con una agenda mal programada, y una mala gestión. Acordé con diferentes personas aprovechar el viaje a Valencia para hacer una entrevista en la radio, para grabar un par de vídeos, para dar la charla de Facebook y un par de cenas. Lo normal en mi vida, vamos. Ya que voy a Valencia, lo aprovecho para hacer mil cosas más.

Pero como estoy mal acostumbrada a trabajar a unos ritmos muy altos, el sábado a las 3 de la madrugada lo había terminado todo.

Así pues llamé a Renfe y me confirmaron que habían pasajes para ir a Barcelona por la mañana del domingo, pero que debía comprarlos en taquilla, ya que no podían acceder a la aplicación.

Dicho y hecho.

Domingo por la mañana, me levanté a las 8, recogí la habitación, y me fui directamente en taxi a la estación del Norte de la ciudad de Valencia.

Me acerqué a la ventanilla y una señora muy maleducada me dijo: “No hay billetes, ni va a haber hoy”. Punto. No me dio tiempo a nada más que a querer gritarle en la cara que ya tenía un billete, pero que pasarme 14 horas aburrida para llegar a casa no era mi plan favorito.

A mi lado estaban esperando por la cancelación de un billete 8 personas más. Todas con la misma cara de desespero que yo… Y muchas no tenían ni billete. Así que me planteé una estrategia para salir de Valencia.

A mi lado había una señora de unos 45 años con sus dos hijos (de unos 20 años) esperando tres billetes para ir a Madrid desde Valencia. Me giré hacia ella y le dije:

“Yo voy a alquilar un coche a Madrid, ¿quieres venir? ¿lo compartimos?”

La señora, a parte de flipar en colores durante un segundo, me dijo que debía de preguntarlo a sus hijos, pero que seguramente si. Hablaron durante 2 segundos y acordamos pagar el coche entre los cuatro mientras que sus hijos entre dientes le repetían a su madre que estaba haciendo lo que ella les había dicho mil veces que no debían hacer (hablar con extraños / subir en coches de desconocidos).

Pillamos un coche eléctrico y con cambio automático, algo que no había tocado en la vida. Cargamos las maletas, cargamos a los niños, nos cargamos a nosotras y pusimos rumbo a Madrid gracias al GPS de mi iPhone y el maravilloso invento que es Google Maps.

En el coche aprendí un montón acerca de Estados Unidos, Las Vegas, Washington D.C, las granjas, las semillas de La Mancha, la comida americana… Y sobretodo, fue una clase bastante buena de inglés durante las 4 horas que duró el viaje.

Seguramente mi madre cuando lea esto va a alucinar y va a pensar que me volví loca por coger un coche con unos completos desconocidos para volver antes de Valencia. Pero como decía Paula, la madre, hay veces que hay algo en tu interior que te dice que confíes.

Llegamos a Madrid, cargamos el diposito y aparcamos el coche en Atocha. La verdad es que el viaje había sido agotador y el calor de Madrid no ayudaba mucho a pensar con claridad, pero aún así tuvimos la suerte que años atrás Mark Zuckerberg había inventado Facebook y pudimos darnos nuestros nombres para que pudiesemos mantener el contacto.

AUDIO:
Ke$ha – We R who we R.Spotify

Share:

Discussions — 12 Responses

  • GustavoBG 4 noviembre 2010 on 01:19

    A eso se le llama afrontar y resolver un problema de manera eficiente y eficaz. Ole ‘mi’ niña!!!

  • Jorge 4 noviembre 2010 on 01:45

    Ay el diposito, ja me maten… Pues nada, otro minipunto para Renfe…

  • Servesita 4 noviembre 2010 on 01:55

    Amos, el día que hagan la Peli de Gina Tost, me voy a jartar de reir al ver la escena de renfe y tú preguntando a esta madre lo de compartir viaje. Te he imaginado 😛

    Besos Y Esas Cosas, G.

    ¿Nos vemos el 19, 20 y 21 de este mes?

  • srdiox 4 noviembre 2010 on 09:40

    Yo estoy con los “crios” de la señora, tantos años metiendonos miedo con los desconocidos y acabas alquilando el coche con la primera que te lo propone…
    😀
    Los churumbeles no intentaron ligar contigo?

  • Apolo 4 noviembre 2010 on 11:46

    Jejeje… aiss… momento flashback, no se si te lo conte… pero ESO me paso también en mi visita de Septiembre, Gracias a Miss Renfe, (por 1 minuto y una tia retrasada, vale que yo también tuve algo que ver) me quede en tierra y volvi con dos tios que no conocia de nada de 9 a 12 de la noche… jeje. La diferencia es que nosotros, ni facebook ni nada… me dejaron en “destino” y hasta luego majos que os vaya bien.
    La verdad es que fue mucho mejor de que me esperaba, cuando se lo conte a una amiga y su madre, me dijo la madre: Si es que eso era el destino, tenias “PREDESTINADO” (que poco me gusta esa palabra) subir a ese coche!!!! Y lo decia todo ilusionada la mujer.

    Bueno, una prueba mas de que tantas cosas que se nos dicen de pequeños… y muchas no son para tanto… como lo de tocarnos y quedarnos ciegos 😀 jajajaja

    Besos G!!

  • Kike 4 noviembre 2010 on 14:46

    A mi me pasó algo parecido en París y acabé viniendo con otra pareja y un chico medio francés medio español en un coche alquilado. 10 horas de viaje agotador e incomodo pero una bonita historia para contar.

  • mariona 4 noviembre 2010 on 14:52

    lo que no te pase a ti, dear gina…! 🙂

  • Nacdal 4 noviembre 2010 on 16:56

    ¿La familia era estadounidense? Lo digo por la parte de:

    “En el coche aprendí un montón acerca de Estados Unidos, Las Vegas, Washington D.C, las granjas, las semillas de La Mancha, la comida americana… Y sobretodo, fue una clase bastante buena de inglés durante las 4 horas que duró el viaje.”

  • por_TUTATIX 4 noviembre 2010 on 18:40

    ufff… qué valiente! yo no hago eso ni loca!

  • wishu 5 noviembre 2010 on 11:26

    Me gustaría haber visto la cara de la madre cuando los hijos le tiraron en cara “No nos decías que no hay que hablar con extraños y menos subirse en su coche?” xD

    Una historia realmente bonita, menos mal que tenías el GPS del iPhone y te aclaraste para volver.

  • PuntoHuesca 6 noviembre 2010 on 12:29

    SIEMPRE AL LIMITE GINAAA…

    PuntoHuesca

    Sugerencia: Todas las conversaciones que mantienes con el servicio al cliente de Renfe por Ley son grabadas. Deberias dirgirte a tu estación de Renfe más cercana e interponer una reclamación escrita para que al no haberte provisto del billete pertinente para la vuelta, siendo que lo tenías confirmado vía telefónica, te DEVUELVAN LA PASTA QUE TE COSTÓ EL REGRESO “ELÉCTRICO”!!! Además haz mención de tu faceta “bloguera” y de las miles de visitas que recibes…

  • Jon 7 noviembre 2010 on 22:57

    Muy bien Gina, y cuenta, ¿qué tal la experiencia con un coche eléctrico? Entiendo que sería híbrido porque sino no llegarías a tu destino, autonomía no tiene demasiada, y hay como 350 Kms…o ¿hay ya bastantes gasolineras para recargar el coche? Me interesaría saberlo.
    No entiendo muy bien por qué si ibas a ir a Barcelona cogiste un coche para ir a Madrid, sería porque te daba igual ir a Barcelona o Madrid, y como la señora iba para Madrid aprovechaste la ocasión… pero es un cambio de ruta completo… improvisaGina.
    Son curiosidades.