La Ley del Aborto y nuestro bombo

tampon

Indignada.

Esto es lo que siento con todo lo que ocurre en nuestro país:

El aborto está tipificado en el Código Penal como delito contra la vida y sólo está permitido bajo tres supuestos: violación (hasta la semana 12 de embarazo), graves defectos físicos del feto (hasta la 22) y riesgo físico o psíquico para la madre (sin límite). Con la aprobación de la Ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo (la llamada ‘Ley del aborto’), las interrupciones del embarazo podrán realizarse, por la simple petición de la embarazada, durante las primeras 14 semanas de gestación. En estos casos, debe informarse a la gestante de otras opciones (derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad) y esperar tres días antes de practicar el aborto. Hasta la semana 22, podrán practicarse si existe grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada o bien graves malformaciones en el feto. Asimismo, si de detectan anomalías fetales incompatibles con la vida, podrá realizarse un aborto hasta la semana 24, siempre y cuando lo haya autorizado un comité clínico. Con la nueva ley desaparecerá el aborto libre hasta la semana 14 y sólo se podrá abortar en dos supuestos: violación denunciada y grave peligro para la madre.

No es que las mujeres vayamos abortando por simple diversión.
No es que no tengamos nada que hacer un martes y nos planteemos un aborto como quién se plantea comprarse unos zapatos o hacerse una manicura.

Un aborto es algo serio.
Un aborto te daña psicológicamente.
Un aborto es un golpe duro a muchos más niveles que el físico y el psíquico.
Y esto lo saben las que han abortado y las que no lo han hecho. FACT.

Señor Gallardón, ¿Usted sabe qué lleva a las mujeres a querer abortar? ¿Se lo ha preguntado? ¿Quién es usted para creerse con la mano santa de redactar una ley machista que ni le va ni le viene? Porque ahora mi dirá que a usted si le viene, pero no.
Si su pito, o el de alguno de sus hijos, se confunde y termina con un embarazo no deseado tienen dos opciones: Darse el piro y olvidarse del tema (enterrando en el olvido a la madre) o pagarle un fin de semana en una clínica a Londres a la pobre mujer.

Imagine que eso le pasa a una hija, o a una nieta. Aunque me temo que tendrá usted a ese tribunal médico entrenado para firmar papeles.

Pero estoy segura que su hija, sus nietas, su señora de la limpieza, su madre, su hermana, su vecina, su dependienta del Massimo Dutti, su verdulera, su farmacéutica… y todas las mujeres con las que se ha cruzado alguna vez en la vida saben qué hacer con su útero como para que venga usted a dar sermones de educación y de vaginas. Creo que nosotras sabemos más que usted sobre coños.

No le voy a decir eso de que usted puede permitírselo, porque los que se lo permitimos somos nosotros, que tiene usted un sueldo público, y aunque usted decide qué hacer con él, somos nosotros los que lo proporcionamos (para que luego vaya en contra de nuestros derechos).

Eso hará que aparezcan esos pisos clandestinos con pseudo-médicos con perchas y agujas de tejer que dicen saber practicar abortos seguros en nuestro país. Mercedes Milá ya debe estar preparando su programa especial.

Tiene usted un problema con la sanidad pública y la va a llenar de mujeres con infecciones y problemas derivados de su ley machista.

No me venga con el cuento del derecho a la vida. Porque puede que por culpa de su derecho a la vida esté condenando a una mujer a una vida que no ha querido. Está castigando un desliz, un accidente, un mal de ovarios o un condón en mal estado.

¿No se ha fijado que los que defienden el derecho a la vida tienen ya hijos, visten perlas y conducen coches bonitos?

Nos está tratando de imbéciles. Como si no supiéramos que existen métodos anti-conceptivos más allá del aborto. Y lo siento, pero algunas mujeres son incluso más inteligentes que todos los ministros juntos.

En vez de prohibir el aborto para castigar al que no se protege en sus relaciones sexuales, haga planes de educación sexual reales. Promueva el uso del preservativo, del DIU, de las pastillas anticonceptivas, el aro, los pinchazos, las ligaduras de trompa y las vasectomías. Sobre todo las vasectomías.

En vez de preocuparse de cómo follamos, señor Gallardón, debería usted preocuparse para que los que ya estemos en este mundo tengamos una vida digna.

Un hijo es siempre un regalo, pero un hijo come cada día, va al colegio, se viste, juega, no te deja dormir y gasta. Un hijo es un regalo muy caro.

Aceptaré su ley anti-abortista el día que usted promueva una ley que proteja una educación pública de verdad, una sanidad pública completa, 3 comidas al día mínimo para cada menor y unas conciliación laboral y maternal (y paternal) como (su) Dios manda.

He dicho.

PD: El Mundo publicó un artículo de cómo se legisla en cada país. Nosotros, como siempre, a la cola.

AUDIO:
Ramones – Beat on the Brat.Spotify

Share:

Discussions — 13 Responses

  • Javi 28 Diciembre 2013 on 11:29

    Hola Gina, no se como quedara la ley, pero podría suceder algo que aun es mas terrible derivado de la prohibición.

    Y es que, si se criminaliza el aborto, al convertirse el aborto en ilegal, una mujer embarazada que pierde el niño en extrañas circunstancias puede ser juzgada para determinar si ha cometido un delito. Y podría terminar en la cárcel.
    Esto hace que muchas mujeres no irán al medico cuando se queden embarazadas si no están seguras de querer tenerlo, y menos aun irán al medico las que quieran abortar de la forma que sea.
    Lo cual es un peligro sanitario tremendo para las mujeres.

    Saludos.

  • oscar gm 28 Diciembre 2013 on 12:17

    Totalmente de acuerdo en todo

  • Jorge 28 Diciembre 2013 on 14:03

    Lo único que compete a Justicia es la potestad de dejar de tipificar el aborto como delito. Todo lo demás pertenece a áreas como Sanidad o Asuntos Sociales, que, casualmente, no han tenido nada que ver en la redacción del anteproyecto. Un desastre.

  • Mar Kiddo 28 Diciembre 2013 on 23:06
  • Sergio 28 Diciembre 2013 on 23:25

    Es inútil, su argumento es que consideran a lo que a duras penas es nisiquiera un feto una persona (obviando lo que dice la ciéncia), y por tanto para ellos el aborto no es algo que se pueda elegir.

    Es su religión y hay que respetarla.

  • Enrique 30 Diciembre 2013 on 09:00

    Gracias Gina. Casi perfecto. Excepto el párrafo que comienza: “Aceptaré su ley anti-abortista el día que usted promueva una ley que ….”
    Creo que no deberiamos aceptar esa ley nunca.

  • J.R 30 Diciembre 2013 on 23:28

    De acuerdo en el fondo no así en las formas, hay un resquemor ya no a Gallardón sino al género masculino no por evidente menos desconcertante.
    Lo de promover las vasectomias ha sido una salida de tiesto importante.
    Desde el rencor al falo y a los que lo portan (sean estos ministros o no) no se podrá llegar nunca a una entente cordial en la que acercar posturas y lograr que esos deslices que nombras no perjudiquen a nadie.

    Saludos

  • Beauseant 7 Enero 2014 on 12:09

    No había ninguna necesidad social ni alarma alguna, es simplemente una ley creada a medida de unos pocos que siguen viendo a la mujer como una débil mental incapaz de tomar sus propias decisiones.

    Prohibir el aborto no reduce el número de abortos, reduce la calidad de los mismos…

    Lo de la vasectomía también me parece una salida de tiesto, son cosas distintas, ¿no?

  • Alicia 10 Enero 2014 on 19:17

    Tienes toda y la absoluta razón. Estos cabrones neoliberales se piensan que somos mierda y que nos pueden tratar como les da la gana. Aunque hay que decir que son peores sus señoronas putas que son más duras e intransigentes que ellos mismos.
    Una pena, así no hay avance, ni evolución.

  • Susana 17 Enero 2014 on 13:27

    No podría estar más de acuerdo con tu opinión en este tema.

    Un saludo y gracias por escribir.

  • Luis 21 Febrero 2014 on 23:45

    ¿Y el niño o niña inocente? LA CIENCIA AFIRMA QUE ES UN SER DISTINTO A LA MADRE…

  • Mireia 27 Mayo 2014 on 22:19

    Muy grande, muy cierto y muy indignante que haya políticos tan ciegos como para solo llegar a verse el ombligo y subir más alto…

  • Ángela 13 Junio 2014 on 07:50

    Ole, ole y OLE.