Valiant Hearts: The Great War, un videojuego indispensable

valiant hearts fanart

Normalmente en el blog me quejo de cosas, explico curiosidades, o analizo fenómenos y gadgets. Hoy no. Hoy toca quitarse el sombrero por un juego que me ha fascinado. Valiant Hearts es un videojuego al que todos deberíamos jugar al menos una vez en la vida.

Me lo regaló el famoso Youtuber Outconsumer, y sólo pasaron unos minutos entre la descarga y cuando empecé a jugar. No porque tuviera mucha prisa por jugarlo, pero las opiniones que recibí por Twitter sobre Valiant Hearts eran maravillosas. Y se quedaban cortas.

Para daros algunos datos, Valiant Hearts: The Great War es un juego para PSN, Xbox Live, Steam y U-Play desarrollado por Ubisoft Montpellier con el motor Ubi Art Framework, el mismo que se usó para Rayman Legends.

El juego cuenta la historia de la Primera Guerra Mundial desde el punto de vista de varios personajes en los diferentes bandos: Karl, Emile, Marie, Freddie y un perrito. Historias que se cruzan y se enlazan creando situaciones humanas en un medio tan salvaje como una gran guerra.

No es un juego de disparos, es un juego de ingenio, puzzles, lógica y aventura.

Lo primero que te llama la atención es el arte: Los dibujos encajan perfectamente con la simpleza del motor gráfico, las animaciones tienen una fuerza espectacular, la música le va como un guante en todas las escenas y en algunas incluso tiene un protagonismo especial haciendo que los disparos y las bombas se acompasen creando una atmósfera especial.

Pero no quiero hablar de este juego a nivel de “jugona”. Quiero hablar de este juego a nivel de ser humano.

No es el primer juego de guerra que se cruza en mis manos: Call of Duty, Battlefield, Gears of War, Medal of Honor, etc. Eso por no hablar de los juegos de estrategia, simuladores de tanques, de aviones… No te los acabarías ni en 10 vidas, pero todos cortados más o menos por el mismo patrón, unos más realistas y otros más “arcade“, pero casi siempre que nos hemos puesto en la piel de un soldado hemos terminado teniendo que matar al otro bando sin hacer demasiadas preguntas.

Nos encanta meternos en la piel de un soldado cargados de armas hasta los dientes, pero en la vida real la guerra es una mierda. Es un hecho sucio, injusto, triste, solitario y desolador. No necesitamos pasar una guerra para saberlo, ni tampoco que los abuelos nos cuenten todo lo que pasaron.

Valiant Hearts habla del sufrimiento de miles de familias que se vieron truncadas por el conflicto, las barbaridades que se hicieron en nombre de una bandera, o lo bajo que puede caer el ser humano por un trozo de tierra y honor. Y todo sin caer en tópicos o en ser muy evidentes.

Valiant Hearts transmite tantos valores a través de un mando y un puñado de bits, que el mensaje antibélico, de amistad, humanista, de amor por los animales… que no puedes evitar pensar en tu día a día y en lo que debieron de sufrir millones de familias en todo el mundo.

Y todo esto de una manera muy simple y sin trucos tontos. Sólo pinceladas efectistas que te transportan a la época y te hacen vivir una aventura con un trasfondo bélico y real.

Los coleccionables que iremos encontrando en el camino, cartas, medallas, pergaminos, plumas, etc, son objetos reales que se encontraron y que explican hechos que sucedieron. Así pues, mientras iremos jugando podremos aprender historia de una manera emocionante.

Y es que algunos videojuegos han dejado de ser un mero pasatiempo para utilizar el rigor histórico. Y con mucho más mérito: Sin utilizar la aburrida etiqueta de “Videojuego Educativo”. Valiant Hearts: The Great War es lo que debería ser un videojuego educativo en todos los sentidos. El potencial pedagógico es inmenso.

Nos enseña en el sentido de una aventura de principios del siglo pasado con todas las curiosidades y fichas históricas que acompañan a cada fase, y nos educa la ética y la moral haciéndonos revivir ciertos conflictos hasta sentir miedo o asco por la muerte de una persona en el lado contrario al nuestro.

Cuando terminé el juego me quedé sentada pensando en que no hacía falta que pasase una guerra para saberlo: No importa que lado gane, en la guerra todos pierden. Lo notas en las manos, en la cabeza, en todo el cuerpo cuando terminas el juego, y no puedes evitar que te caiga una lagrimilla en ciertos momentos. No es un juego triste, es un muy buen juego que te hace saltar, trepar y luchar como todos los que participaron en esa guerra.

Valiant Hearts debería estar, junto a Minecraft, en las escuelas. Si tenéis una clase, una familia o un grupo de amigos, este es un juego para niños y niñas a partir de 12 años al que todos deberíamos jugar una vez en la vida. Y eso, aunque me encantan muchos, no lo digo de todos los videojuegos.

AUDIO:
Valiant Hearts OST.Youtube

Share:

Discussions — 7 Responses

  • Fernando 23 Julio 2014 on 10:54

    Muy buen post Gina!

    Explicas perfectamente que la clave del juego son las sensaciones y lecciones que transmite y no, como en otros, el acabar con los enemigos.

    Estoy de acuerdo en que todo el mundo debería jugarlo y voy a utilizar tu post como arma de persuasión para convencer a un par de amigos, jeje.

    Por mi parte me encantó el juego (aunque quizás lo hubiera hecho un poco más “duro”).

    Y la BSO es fantástica. Incluso llevo en el móvil la canción principal como tono ^^

    Gracias por el post y un saludo.

    P.D. No he podido responderte el MD, pero mil gracias 😀

  • sr.diox 23 Julio 2014 on 12:29

    Tomo nota.
    🙂

  • Oriol 23 Julio 2014 on 12:51

    Totalment d’acord!

  • Jorge 23 Julio 2014 on 13:30

    Brillante.

  • Fernando_8bits 23 Julio 2014 on 14:45

    Gran post Gina!

    Valiant Hearts es una de las joyas de este año. Un juego que conciencia, enseña y evoca sentimientos además de divertir.

    Voy a aprovechar tu post para motivar a algunos amigos para que lo jueguen ;p

    Y la banda sonora es fantástica. De hecho llevo la canción principal de tono en el móvil, jeje.

    Muchas gracias por el post y un saludo.

    P.D: Como no te puedo responder el MD te lo digo por aquí. Mil gracias por acordarte!! ^_^

  • Eothair 24 Julio 2014 on 11:21

    Coincido al 1000%, pero me gustaría hacer una puntualización.

    He visto en muchos sitios, que se ha comparado a Valiant Hearts con Call of Duty, Battlefield, y otros juegos bélicos.

    Y creo que ahí esta el error. Todos esos blockbusters lúdicos anuales no son sino “Juegos de Guerra”, mientras que Valiant Hearts es un “Juego de LA guerra”. Con todo lo que ello implica: la miseria, el miedo, la violencia brutal, la soledad y la muerte, pero también el compañerismo, la amistad, la humanidad del soldado (que no del ejercito), el honor y la generosidad.

    Eso, unido a sus mecánicas jugables (brillantes, en especial las fases del taxi al ritmo de la música) son las que lo hacen tan redondo.

    Tiene una historia que contar, y lo hace de manera magistral y sencilla, incluyendo trazos históricos que no solo no se entrometen, sino que da gusto (y mucha pena) leer.

    Creo que además su mayor virtud está en la sencillez con la que se desarrolla. No necesariamente un juego de 200 millones de dólares, con una producción de 2 años y 300 personas va a ser mejor juego que uno sencillo, si el juego “sencillo” hace bien lo que tiene que hacer.

  • AdalidCTC 25 Julio 2014 on 09:10

    Yo al estar un poco pobre no lo he podido comprar ni jugar, pero si seguirlo a través del segundo canal de Roc (Outconsumer), y he de decir que es impresionante el juego en sí mismo, en el final del juego estuve como media hora llorando, ya que este juego está hecho así para mostrarte la verdad de la guerra y tocarte la fibra sensible.
    P.D: Tengo la sensación de que habrá segunda parte por la II Guerra Mundial.