La buena vida y las palabras madrileñas

Desde hace ya dos años que estoy en Madrid y eso tiene cosas buenas, y cosas malas. Las buenas son muchas: Aquí no se hunde el tren con las obras, el metro es rápido, eficaz y hay una parada cada 200 metros. Además que estoy descubriendo restaurantes, bares, pubs, y cientos de sitios maravillosos que … seguir leyendo