¿Dónde están los límites?

Vas a ver una película a casa de un chico. Te gusta este chico. Llegas emocionada con un DVD, una botella de vino y un paquete de palomitas sin expectativas, y antes de que la última palomita termine de hacer «pop» en el microondas, ya estáis los dos en el sofá llenándoos a besos. Entonces … seguir leyendo