Enamórate de alguien al que le guste comer

comer gorda comida felicidad

A lo largo de mi vida he conocido a mucha gente y he llegado a la conclusión que hay que enamorarse siempre de la gente a la que le guste comer. Ese es el truco para ser feliz.

Y es que lo tengo claro: Una persona con el estómago contento estará siempre de buen humor.

Alguien al que le gusta comer es muy fácil de contentar. No habrá mucho tiempo para dramas porque todo se solucionará con bacon o queso. O fettuccini Alfredo.

Una persona a la que le gusta comer no le importará hacer muchos quilómetros para probar ese restaurante con especializado en arroces.

Si quiere subir una montaña durante toda una mañana es porque arriba encontraréis un restaurante en el que se prepara la mejor carne a la brasa de la zona.

Una persona con la boca llena tendrá poco tiempo para hablar de bobadas, y para cuando haya engullido, sólo podrá pensar en cosas maravillosas que quiera compartir contigo.

A la gente que le gusta comer no tendrá problemas digestivos, por lo que podrás dormir tranquilamente todas las noches.

Va a levantarse feliz, porque va a desayunar cada mañana. Y vamos a confesarlo: Su felicidad es también la tuya.

No vas a tener problemas para hacerle regalos. Salsas salidas de Kickstarter, estancias en hoteles con restaurantes increíbles, o picnics en un parque cercano. O mándale enlaces sobre nuevos restaurantes en tu ciudad cada día por la mañana, junto con la foto de tu desayuno.

Le gustará verte comer.

Abrid un blog de comida juntos. Escribid un libro de recetas. Levantaros a las 4 de la madrugada para hacer pan. Jugar al Cooking Mama. Compedid a ver quién monta antes las claras a punto de nieve.

Si seguís mis consejos vais a ser felices toda la vida.

AUDIO:
Laurent Garnier – Crispy Bacon.Spotify

Obesidad infantil premeditada

Después de ver este vídeo, me diréis que lo de la obesidad infantil en culpa de los videojuegos, ¿verdad?

Por cierto, el chico tan majo que me acompaña en el vídeo se llama Alejandro, y es el responsable del blog esferaiphone.com.

AUDIO:
Mozart – Lacrimosa.Spotify

Lo que pasa en los restaurantes

frutas y verduras

Hubo en la época en la que a todo le ponían tomatitos cherry, y era el “novamás” de las cocinas modernas. Ahora, sabemos que ya no nos van a cobrar 15 euros por una ensaladita con tomatitos cherrys, ¿verdad? Aquí van algunas observaciones que he tenido con algunos de mis amigos acerca de los restaurantes modernos últimamente.

Boletus: Lo que antes llamaban setas, ahora se llaman boletus. ¿Qué nos ha pasado? Luego llamo níscalos a los rovellons en Madrid y no sabe nunca nadie lo que es. Llámalo ceps, trompets de la muerte, champiñones, camagrocs… Pero no lo llames boletus para que suene a latín.

Mezclum: Cuando hay una ensalada y se les ha terminado el iceberg, entonces pasan a la lombarda, y de la mezcla lechugas lo llaman “mesclum” y no ensalada.

Reducción de salsa de soja: Cuando le meten salsa de soja o reducción de salsa de soja a todo… Es que quieren ocultar el sabor. Lo mismo pasa con el ketchup, pero queda menos cool.

Escargots: Caracoles de toda la vida. Babosos, pringosos y asquerosos, pero si los llamo por su nombre francés y te pongo una cucharilla en vez te un palillo para sacarlos, entonces ya no te dan tanto asco, no?

Tataki: Ahora a todo lo que esté poco hecho en la parrilla lo llaman tataki o si está crudo, directamente tartar. Aunque no sea atún. Aunque no sea carne picada.

Culis de: ¿Cómo que culis a la mermelada de toda la vida? La madre de un amigo hace una mermelada para morirse de lo buena que está y ¿debería decir que están muy buenos sus culis? No. Un bote de Hero es mermelada, no culis.

Espuma o mousse: Todo lo que esté servido en un sifón en formato “montañita” y con una textura de aire lo llaman espuma a mousse.

Risotto: Todo lo que lleva arroz lo llaman risotto. Pues no. Una paella no es un risotto, de la misma manera que una ensaladilla no es una tortilla.

Jengibre: Podemos considerarnos afortunados si no nos ponen como decoración de una tortilla de patatas, un poco de jengibre.

Brochette: Cuando quieren decir brocheta, pero se les vuelve a colar el francés para poderte cobrar ese suplemento de 2 euros.

Y es que después de mucho tiempo visitando sitios buenos, a una ya le huelen ciertas prácticas en los restaurantes.

También es verdad que no voy a meter a todos los restaurantes en el mismo saco, sino que ya tengo mis restaurantes favoritos en Madrid y en Barcelona. Debería de hablar de sus diferencias y sus similitudes, no? Lo dejo para otro artículo.

AUDIO:
Pink – Greatests Hits… So far.Spotify

Lo más erótico de la comida

cocina sexy erotico

Voy a hacer una declaración rotunda, y espero que ninguno de vosotros se atreva a llevarme la contraria: No hay nada más sexy que una mujer, o un hombre, con una sartén en la mano.

Ya está. Lo dije.

No es una declaración machista, ni feminista. Tampoco es una declaración de intenciones. Es lo que es: Una verdad como un templo. Aunque claro, puedes cambiar sartén por espumadera, lengua pastelera, cuchara de madera o cazuela de barro. No me importa. El tema está en que la habilidad en la cocina es erótica.

Esta manera de remover una sopa, de probar su punto de sal, de hacer subir un soufflé… La teórica dice que si se sabe mover en la cocina, el sujeto en cuestión sabrá moverse en la cama, y en vez de la sopa, la sal y el soufflé, será tu cuerpo, tu piel y tu pelo.

Pruébalo.

Invita a tu pareja a cenar, pero esta vez no vayáis a un restaurante. Aunque parezca mentira, cocina para tu pareja solamente con un delantal.

¿Te han dicho que las ostras, los higos y el queso francés es comida para subir el libido? No has visto nada aún.

Lo realmente erótico, es que una vez le hayas cocinado semidesnudo, presentes los platos de manera atractiva y en vez de usar cubiertos, uséis las manos y el cuerpo para comer. La comida, en contacto con la piel (sobretodo si es de tu amante) sabe mucho mejor.

Eso si, a parte de no cocinar un cocido madrileño o algo que no puedas sujetar con la punta de los dedos, no te olvides de las servilletas y la protección. Nunca sabes cómo podría saber el postre.

vía

AUDIO
She & Him – Why do you let me stay here.Spotify
Camera Obscura – French Navy.Spotify

Comiendo gallinejas

PD: Tengo un aire a Carmen Maura en este vídeo.

AUDIO
Andrés Calamaro – Comida China.Spotify
Siniestro Total – Dame comida.Spotify
Marc Parrot – La hora de la merienda.Spotify
Cineplexx – Antes de cenar.Spotify