TOP 10 trucos para dar besos en los labios y la boca

Nunca ha sido fácil dar besos en los labios o en la boca, pero gracias a este vídeo vas a encontrar un montón de trucos y consejos para aprender a besar. ¿Quieres algún consejo más? Deja un comentario y te ayudaremos.

3 reglas para sobrevivir en pareja

amor

No tengo ni idea del amor.
No tengo ni idea de psicología.
Pero tengo algo de experiencia en relaciones de pareja y en convivencia.

Xavi es mi pilar, y con él aprendo cada día. La experiencia es un grado.

Así pues, hoy os voy a dar tres consejos indispensables para que, a partir de ahí, puedas empezar a construir algo junto a la persona que quieras.

1) SOIS UN EQUIPO

Este es mi consejo principal.

Aquí no gana ni pierde nadie. Si uno gana, los dos ganan. Si uno pierde, los dos pierden.

Van a haber peleas entre vosotros, pero ni uno ni el otro va a ganar la pelea.

Si uno quiere conseguir algo, el otro tiene que estar ahí para ayudarle en lo que sea, y debe ser todo recíproco.

Por ejemplo: Si tu limpias los platos, sacas el polvo, y tiendes la ropa, lo haces por el equipo y no por la medalla individual.

2) TU FELICIDAD ES TUYA, PERO LA SUYA TAMBIÉN ES LA TUYA

Una vez alguien me dijo que una relación no es un tándem, son dos bicis que van en la misma dirección. Es decir, cada uno pedalea lo que puede, pero por él, no por columpiarse. Eso si, las dos bicis van hacia el mismo objetivo.

Eso significa que sólo puedes ser feliz con alguien si eres feliz por ti mismo. No va a aparecer nunca nadie que te vaya a hacer feliz realmente, sólo va a ser una sensación momentánea, pero que cuando desaparezca la fase «luna de miel» te vas a quedar igual.

Pero, si tu no eres feliz, tu pareja no va a poder ser feliz contigo.

Mi consejo: Quédate solo una temporada. Aprende a disfrutar del silencio, el cine para uno, los sábados en casa jugando a la consola. Al principio es deprimente, luego es lo mejor que te habrá pasado nunca.

3) HAZLO FÁCIL

No seas de esos que dicen eso de blanco y quieren decir negro. De los que ponen mala cara pero que no cuentan lo que le pasan. Se que te dirás a ti mismo que eso nunca lo has hecho, pero ¿a quién quieres engañar?

Ser directo, aunque duela, es el camino recto a que el mal rollo dure mucho menos y que la reconciliación llegue antes. A no ser que estés con un imbécil, va a intentar solucionar lo que pase lo antes posible, así que ponlo fácil.

Mi consejo: Jugar con la mente de los hombres nunca se me ha dado bien, supongo que este consejo en mi caso no es aplicable.

PD: Qué Bucay me ha quedado este post. Pero tenía que liberarlo.

AUDIO:
Justice – DVNO.Spotify

Tres semanas con un Samsung Galaxy S3. Mi experiencia.

samsung galaxy s3

He sido siempre de Apple. Adquirí mi primer portátil en 1992, era un PowerBook 170, y en 1993 ya le metía mano a un Mac Classic. Se puede decir que empecé siendo una hija no reconocida de Steve Jobs. Y estas dos últimas semanas me he pasado a Android. Todo un reto.

Cuando abrí la caja del Samsung Galaxy S3 me pareció que utilizaba mucho la “experiencia Apple”, con detalles de packagin agradables, sin cartones ni plásticos incómodos. El que haya abierto un producto de la compañía de la manzana sabrá de lo que hablo: Abres una caja blanca, de un cartón pulido y blanco, y ahí ves el producto. Los cables están escondidos debajo, junto con las instrucciones y otros extras como los auriculares.

Ya no existen esas cajas de cartón marrón, plásticos de burbujas para proteger el gadget. Ahora la experiencia con el teléfono empieza desde que abres la caja.

EL HARDWARE

Al cogerlo, el peso es de 133 gramos por lo que pesa poco, pero el plástico brillante con el que está hecha la parte posterior o el marco lateral, hace que el teléfono se sienta más barato, o como un terminal mucho más barato.

Poder quitar la parte posterior es el mejor detalle que me trasladó a principio del 2000 cuando recordaba como podía quitarle la funda a mi Nokia 3310. Ese detalle tan insignificante sirve para poder colocar la SIM, la tarjeta de memoria externa (que puede ser de hasta 64 Gigas), y lo más importante: Se puede quitar la batería para colocar otra cargada si se nos termina. El punto débil de todos los teléfonos inteligentes sigue siendo la batería, y poder abrir el producto es una ventaja.

El primer cambio significativo fue mi entorno, que se ha maravillado de verme con un terminal Android en la mano, en vez de uno de Apple. Incluso en el ecuador del reto, me preguntaban cómo es que seguía con ese teléfono.

Tiene más botones de lo que estaba acostumbrada: Dos para el volumen, una para apagarlo (o apagar la pantalla), y tres de menú: Uno principal, uno que sería un equivalente a “atrás” y otro que sería el equivalente a “menú”. Al estar acostumbrada al iPhone, para mi eran muchos botones, y casi nunca pensaba en el botón de “menú”, que se usa para opciones secundarias en algunas aplicaciones.

La pantalla es lo más espectacular del teléfono. 4,8 pulgadas con la tecnología propia de Samsung Super Amoled HD. La pantalla supera con creces a las de Apple, aunque es Samsung el fabricante de las pantallas de iPhone, parece que no tienen interés en colocarlas en otros terminales que no sean los suyos. O por precio o por marketing, porque dirán lo que quieran, pero pagando se puede llegar a todos los acuerdos posibles.

Los colores son muy vivos, y con algún truco de percepción. Por ejemplo, los blancos no son blancos puros, sino que tiran al azul. Si por ejemplo hacemos una fotografía, podremos ver como en la pantalla se ve espectacular, mientras que en la pantalla de un ordenador, la fotografía tiene unos colores más “normales”

La cámara delantera tiene 1,9 megapíxeles, pero sinceramente, no es nada espectacular.
Podría hablar de la velocidad del terminal, pero creo que he tenido mala suerte, pues se me ha colgado alguna vez (sobre todo, cuando tenía más de 14 notificaciones) o no se me quería encender la pantalla, y tenía que esperar unos segundos. Por lo demás, la fluidez de los movimientos es parecida a la que ya me tenía acostumbrada Apple.

EL SOFTWARE

Para configurar el Android Ice Cream Sandwich, sólo va a pedirte tu cuenta de gmail y de dropbox (esta segunda es opcional).

En teléfonos móviles, he tenido casi todos los iPhones, por lo que acostumbrarse al Sistema Operativo no es complicado pero cuesta pensar en el botón de menú secundario de la base del terminal para acceder a otras opciones. Pero no es dramático. Muchas aplicaciones están diseñadas para iPhone, que no dispone de ese botón, por lo que a veces no se utiliza para nada.

No he echado de menos ninguna aplicación o juego que estuviera en iOS y no en Android, pero lo cierto es que mientras usaba el Samsung como móvil principal, siempre le acompañaba un iPad Mini lleno, repleto, a punto de explotar de juegos. Mi bolso pesa un quintal por culpa de todos los gadgets y cámaras que llevo conmigo a todas partes.

Muchos usuarios de Android dicen que cuando usan un iOS echan de menos poder colocar los iconos donde quieran, o poder incorporar los Widgets en el menú. Los widgets sirven para muchas cosas. Son accesos directos a despertadores, mensajes, carpetas o contactos de la agenda. Pero la verdad es que al fin y al cabo, aunque tenía instalados muchos, sólo he terminado usando realmente un par: La vista previa de la agenda y el despertador.

Y si, el Sistema Operativo se mueve rápido en este terminal, pero no quiero generalizar, porque estoy segura que siempre habrá alguno en el que vaya lento, o que no pueda actualizarse a la última versión de Android.

A los que dicen que el potencial del Android está en su personalización del software, les diré que el tanto por ciento de usuarios que termina usando los sdk’s es realmente muy inferior a lo que nos gustaría a todos. Tanto por conocimientos como por pereza.

A los que dicen que no hace falta pagar por aplicaciones les diré que hay aplicaciones de pago en Google Play como en la App Store, pero que si se las descargan sin pagar al desarrollador, luego no me extraña que haya mucha «basura» en la tienda online y los desarrolladores terminen programando primero (y priorizando) la versión de iOS antes que la de Android.

Que iOS sea un sistema cerrado tiene ventajas e inconvenientes. Al igual que Android sea un sistema tan abierto tiene también bastantes inconvenientes.

CONCLUSIONES

Mi experiencia durante estas tres semanas ha sido muy positiva. Y no me lo esperaba. No es que considerara a Android al diablo o a Samsung una mala marca, pero no las tenía todas conmigo. Android ha aprendido muchas cosas de iOS, y viceversa, por lo que se echan de menos pocas cosas en los dos sistemas.

Los que digan que un sistema es mejor que el otro, sinceramente, creo que les pesan más los prejuicios. Evidentemente siempre podemos preferir un sistema, pero ninguno de los dos es un sistema «malo» o que carezca de alguna característica imprescindible.

Lo complicado a la hora de decidirse entre un sistema o el otro es el primer paso: Por cual se empieza. Porque luego migrar tus datos, contactos, fotos, y volver a comprar las aplicaciones que ya teníamos compradas previamente, pues da pereza.

El Samsung Galaxy S3 es un buen teléfono que lleva más de 40 millones de unidades vendidas desde el mes de Mayor, por lo que estoy segura que muchos de los lectores del blog tienen uno y están contentos con el resultado.

AUDIO:
Metronomy – The English Riviera.Spotify

El árbol más alto de la comarca

torres

Dejamos ya el autobombo (¿He oido «hurra» en la fila del fondo??) para meternos como siempre en mi vida.

Ayer quedé para comer con mi amigo Ancude para hablar de los problemas mundanos: Que si tal es tonto, que el otro gilipollas, que necesitamos relajarnos, que a ese le ha pasado tal cosa y a esa otra tal otra… Bueno, lo que se dice una comida para arreglar el mundo mientras se come decentemente en un plato. Hemos descubierto muchos secretos de todos vosotros… mua jua jua jua (léese con voz de malo de película).

Lo peor de eso es que Ancude es el pino más alto de la comarca, y cualquiera a su lado parece liliputiense. Pero si él es un pino, yo soy el arbusto más pequeñito del lugar: Bajito y redondito.

Por suerte es mi amigo, y cuando se mete conmigo sé que lo hace con todo el amor del mundo (cabrón), peró es que me sentí un taburete. ¿Que le dan de comer a mis amigos que a mí no me dan?

El domingo en casa de mi abuelita, me dijo que había crecido y había adelgazado, cosa que me hizo sentir pletórica y llena de vitalidad. Crecer es verdad que estoy creciendo físicamente (esto no es broma, ahora mido algo más que hace unos meses), pero aún me queda mucho para alcanzar a los Yetis de mis amigos. Nunca les he visto el cogote, creo…

Mi teoría es que no soy bajita. Estoy escalada. Es decir: Tengo un 35 de pie, mi cintura se puede coger con una mano, mis muñecas no sirven para llevar pulseras gordas, me cuesta encontrar relojes de pulsera,… No estoy hecha para este mundo de gorilas!

El Photoshop tiene una herramienta para empequeñecer objetos, y Dios tiene un sentido del humor muy macabro. Cuando mis padres me hicieron se olvidaron de ponerme las medidas estándares y los protocolos aconsejados, para perder el tiempo en colocarme pecas por todo el cuerpo y olvidarse de lo importante en esta vida: El packaging.

¡A eso lo llamo yo perder el tiempo en memeces!

Para mi próxima vida, pido una especie de Gattaca, donde todo el mundo pueda comprarse la ropa en cualquier tienda (y encima saque 10 en educación física), pero sin el factor ese nazi de esa peli.

AUDIO: Limp Bizkit – Rollin

Las broncas de mis amigos

amigos

Tengo la suerte de tener buenos amigos que me cuidan.

Me dan de comer, me dan regalos, me llaman, me mandan mensajes, me dicen cosas bonitas, me alegran el día, me limpian el código del blog, me repasan las faltas de ortografía, me acompañan al médico, me aguantan al teléfono horas y horas, me sacan de paseo…

Un lujo de amigos, la verdad. Sobretodo en los malos momentos.

Pero a veces me recuerdan al último anuncio de IKEA, un placer audiovisual de anuncio por ser la cruda realidad de las madres, pero yo lo traslado a mis amigos con complejo de mamas.

Tengo amigos que cuando hago algo en que no están de acuerdo o tengo un mal momento, me hacen de mama y en lugar de decirme «Pobrecita, pobrecita…«, me meten caña y me sueltan: «Tienes que hacer esto porque bla bla bla… y lo otro bla bla bla… no pienses en eso… bla bla bla«.

¡Coño! ¡Que fácil ser amigo mio!

No es que haga nada malo, pero hay veces que algunas cosas nos afectan mucho, cosas que deben afectarnos porque sino seríamos de hielo, y mis amigos con ánimo de ayudar solo dicen: «No pienses en ello«.

Aixxx… Que duro es ser mujer en un mundo de hombres… Os dejo con la letra del anuncio de Ikea, porque me parece brutal.

En el salón no se juega Lyrics

Esto no se toca, quita.
Con esto no se juega, dale.
Esto no se toca, quita.
Con esto no se juega, dale.
Quita los pies de la mesa.
En el salón no se juega.
En el sofá no se come.
En el salón no se juega.

Esto no se toca, niño.
Con esto no se juega, dale.
Esto no se toca, quita.
Con esto no se juega, dale.
Aquí no se juega pelota.
En el salón no se juega.
No pises la alfombra,
En el salón no se juega.

Me vas a dar un disgusto.

En el salón no se juega, Oh yeah!
No, no, no!
Yeaaah…

PD: Juro por Dios que no tiene nada que ver con Ancude, pero me mola el dibujo que hizo él con mi Wacom hace unos meses.

AUDIO: Pussycat Dolls – Sway