¿Cuándo se considera una relación seria?

Relación seria

Vamos a ponernos tiernos. O no. Según se mire.

Hacía mucho tiempo que no hablaba de temas «sentimentales» en el blog, y es que parece que me paso el día hablando de otros y no de mi misma. ¿Dónde quedó mi Diario Personal? Un caos mi vida, ya veis. Creo que desde que os hablé de «El Mercado de la Carne», de lo difícil que es conseguir a un hombre, no había vuelto a hablar de cosas así. Bueno, en realidad el último fue este post en el que hablé de alguien imaginario a quien amaba en secreto.

La cosa ha cambiado. Dos años después de eso me encuentro sumergida en un mundo completamente diferente.

Aunque yo no creía en nadie para toda la vida, puede que haya encontrado a alguien que crea que puede aguantarme mucho tiempo. Mucho más tiempo del que vamos a vivir todos los que estamos leyendo este blog, que conste. Puede que haya encontrado a alguien que no le importe mi modo de vida «bon vivant», de hecho, puede que este alguien sea otro «bon vivant». O puede que mi versión del amor siga siendo la misma, lo que pasa es que con contadas excepciones y con un sentimiento tan racional que la hace anormal.

No hay motes. No hay celos. No hay discusiones. No hay invasiones de territorio absurdas. No hay mentiras y se oculta nada a nadie. No hay prisas ni convenciones sociales extrañas como seguir patrones que hicieron otras parejas simplemente «porque hay que hacerlo». Y lo más importante: No hay dramas.

La vida simple.

Simplemente como a mi me gusta.

Pero entonces, ¿para qué tienes una pareja si lo que te gusta es que las cosas estén siempre a tu ritmo y no dejas «contaminarte» por el otro? Pues porque el amor son dos bicis que van en la misma dirección y no un tándem donde uno obliga al otro a ir donde le apetece. En el momento en el que la dirección de las dos bicis cambia, es el momento de decirse adiós y continuar el camino. Sin dramas, por favor.

Pero ¿en qué momento una relación de dos personas pasa de ser algo ocasional y se convierte algo serio? ¿Cuándo una relación de dos pasa a ser algo de lo que hay que hablar abiertamente?

No me digáis cuando hay exclusividad, porque eso es una santa chorrada. La chorrada más descomunal del mundo teniendo en cuenta agendas, disponibilidades, horarios y mercado de la carne. Seamos serios. Hay gente que sin quererlo va a tener exclusividad porque no se va a comer un rosco más allá de lo que ya tiene. Por muchas ganas que le pongan.

Algunas personas afirman que una relación se vuelve seria cuando los dos publican una foto de perfil con el otro en Facebook. Otros dicen cuando te vas a vivir junto a la otra persona o os casáis. He oído que hay gente que dice que se vuelve seria cuando empezáis a tiraros pedos el uno delante del otro, y usáis el baño con la puerta abierta. Incluso llegué a conocer a personas que decían que es cuando conoces a tus suegros, o estos se quedan a dormir en tu casa. NADA.

Mi teoría es que una relación se vuelve seria cuando a los dos os apetece. Cuando los dos estáis preparados y hacéis mentalmente un cambio de chip.

Es como cuando viene la regla, que no lo notas mucho, pero ahí viene y lo cambia todo.

Es un cambio mental que no requiere ni mucho ni poco esfuerzo porque, ¿sabes qué? No depende sólo de ti. Y si. Es imposible que dos miembros de una pareja vayan al mismo ritmo, no conozco a ninguna, pero ahí está la gracia. El truco está en adaptarse y dejar que fluya. Disfrutar del momento.

Mi peor viaje en Ryanair

viaje ryanair avion

Siento decirlo así, pero Ryanair apesta.

Puedes ser una compañía low-cost, puedes incluso cobrar por ir al servicio y tratar de tener los precios más competitivos a base de recortar en gastos. Estás en tu derecho.

Lo que no puedes es hacer que tus azafatas de tierra sean bulldogs de caza con la rabia, stormtroopers de Star Wars de prácticas de verano… Nunca, nunca, nunca, se debe perder el respeto a los clientes y tratarlos como ganado. Porque este ganado es el que paga los billetes y tu puto sueldo.

El otro día tuve que tomar un avión para volar desde Madrid a Girona por la mañana. Normalmente intento evitar los aviones por sus incomodidades, pero el tipo de viaje que realizaba, era más simple hacerlo volando. Una agencia externa me compró los billetes, por lo que no pude elegir la compañía ni ver las condiciones con antelación. Cogí un taxi, pasé por una agencia de viajes, recogí los billetes y con el mismo taxi seguí hasta el aeropuerto.

No había volado nunca con Ryanair, pero aun así me parecía una buena opción. ¿Qué hay de malo que las azafatas vendan lotería en el avión? ¿O esos cigarros electrónicos que no emiten humo con nicotina? Nada. Solo que es muy cutre.

Llegué al aeropuerto muy temprano, con tiempo para desayunar un buen bocadillo y un café con leche mientras repasaba mis guiones. Me senté delante la puerta 41, mi puerta de embarque.

Cuando quedaban 10 minutos para embarcar, nos cambiaron a la puerta 44, y toda la gente haciendo cola, tuvo que ir corriendo a la otra puerta.

Cuando llegamos a la otra puerta, la 44, otro avión de Ryanair tenía que salir hacia allí, así que tuvimos que esperar que desembarcaran los pasajeros de ese avión y embarcaran los nuevos pasajeros. El proceso duró hora y media.

Cuando llevábamos dos horas esperando el avión en esa puerta, nos volvieron a cambiar la puerta de embarque, y esta vez era la 35.

Todo el mundo salió corriendo.

Al llegar allí nos recordaron que solo podíamos llevar un paquete, así que metí el portátil del trabajo dentro de mi maleta, y como el bolso no era muy grande, pensé que no molestaría que lo llevara encima.

ERROR.

La azafata midió y pesó mi maleta dos veces, y luego me dijo: «Vas a tener que facturar la maleta, porque llevas un bolso y solo se permite un bulto por persona».

Yo le dije: «Es pequeño, creo que la palabra bulto le puede quedar grande a este mini bolso». Mientras observaba como al resto de pasajeras con bolso y maleta no les dijo nada. Solo a mi.

– «Son las reglas, y las tengo por escrito»
– «Me parece perfecto que las tengas por escrito. Allí dentro hay un portátil y no me parece muy práctico facturarlo».
– «Pues deberá facturarlo»
– «Claro. No es por el dinero, señorita. Yo lo facturo, pero usted prométame que a mi portátil no le va a pasar nada cuando llegue a Girona. Sin ningún problema».
– «No puedo prometerle eso».
– «Pues el portátil se queda conmigo. Aunque tenga que pagarle un asiento y que se quede a mi lado durante el vuelo con el cinturón abrochado. No es por el dinero, señorita, es por la información que llevo dentro».

Aquí la señorita se puso sería, perdió los papeles y empezó a gritarme.

– «Lo tengo por escrito, y usted no entiende las reglas» – Dijo en un tono chillón, rápido.
– «Claro que las entiendo, y las respeto, por eso le digo que facturo la maleta a cambio que me prometa que al portátil no le va a pasar nada»

En ese momento, todos los pasajeros del avión estaban de mi parte. Habían visto como mi mini-bolso, aunque era más pequeños que otros, no tenía el derecho de embarcar. Una buena persona me dijo por detrás de la azafata: «Si quieres, en mi maleta cabe sitio para tu bolso, que es pequeño». Le dije que si, y entonces la azafata saltó:

– «¡¡¡¡Usted no puede hacer eso!!!!» – Con un grito ensordecedor.
– «¿Y por qué no? ¿También lo tiene escrito?»
– «No, pero no se puede»

Los pasajeros entendieron que esa azafata solo quería joderme. No estaba haciendo su trabajo, estaba descargando su ira de mierda y malestar en mi. Entonces, una chica de la otra fila gritó:

– «Y a ti qué más te da!»
– «Si no lo ves y no lo tienes escrito entonces se puede!»
– Se animaba a decir la gente.
– «Es usted una nazi de las aerolíneas» – Gritó un señor

Entonces, como veía que estaban a punto de comerse a la azafata, y no me apetecía que me salpicara le dije tranquilamente:

– «Usted no se preocupe, vaya a hacer su trabajo. Cuando yo pase por esa puerta de embarque y usted me rompa el billete en dos, va a ver cómo he transformado esta maleta y este bolso en un solo bulto».

Cuando la azafata se giró, me cambié de fila y metí el mini-bolso en la mochila de esa señora que tan amablemente se había ofrecido.

Me contó que hay gente que se compra un porta-trajes en el aeropuerto y lo usa como bolsa para envolver la maleta, el portátil, el bolso y si cabe todo lo demás, también. Me apunté la idea para la próxima vez. Aunque me apetecía más ahogar a esa azafata con una bolsa.

Al pasar por el control, la azafata me cortó el billete y no sonrió. Ni me miró.

Yo usé mi mejor sonrisa y le dije: «Que tenga usted un buen viaje«.

¿Sabéis cuál es la moraleja? El karma.

NUNCA MÁS EN RYANAIR.

AUDIO:
OKGo – Workout Mix.Spotify para salir a correr.

Las (malas) obras de Dragados y Urbis

mala casa

Este texto no es mio, y sabéis que normalmente no hago este «copy pega» porque me parece que este blog no es un refrito de la blogocosa, pero ha sido leerlo y reirme. Lo siento, no me he reido de la desgracia ajena, que supongo que el señor lo estará pasando mal, pero si de su forma de relatarlo.

Espero que quién esté buscando piso no siga hundiendo el sector inmobiliario por este post, pero merece ser copiado aquí:

NOTA: Es largo pero merece la pena, lo juro.

«A la atención de Don José García Sánchez apoderado de INMOBILIARIA URBIS S.A. en Altorreal, Molina de Segura, Murcia.

Estimado D. José. Me pongo en contacto con usted por mail ya que dado que es un hombre muy ocupado sus empleados me han hecho ver lo difícil que es que nos reunamos personalmente.
El 28 de abril firmé una escritura correspondiente a la vivienda sita en la C/ Albatros nº 43 y es mi intención relatarle las vivencias y sucedidos que, desde entonces, suponen la sal y la pimienta de mi, hasta hace bien poco, aburrida y aburguesada vida.

No le aburriré con las peripecias que tuve que vivir para conseguir que ustedes liquidaran la cuenta y dieran de baja la luz y agua de obra para que yo pudiera conseguir esos servicios básicos porque resulta tedioso, así que paso a lo interesante.
Nada más pagar los 32 millones de pesetas (sé que para ustedes es poco pero para mí supone la mayor parte de mi renta familiar) y firmar la escritura de esta vivienda residencial situada en una urbanización con campo de golf, nos dispusimos a contratar los servicios básicos de la vivienda. ¡Qué ingenuos!. ¡Cómo si eso fuera tan fácil!.

ESCAPES DE GAS:
El técnico de Repsol se negó a darnos el gas porque según él había un escape «Y DE LOS GORDOS», dijo. Enseguida llegaron sus cualificados técnicos y se pusieron manos a la obra. Me levantaron toda la parcela (aceras incluidas) buscando el escape y dimos con el mismo.. EL GAS SALÍA POR EL MACARRÓN DE LA LUZ. «No problem», sus cualificados técnicos y mejores ingenieros pasaron a sellarlo utilizando las más innovadoras técnicas y los mejores materiales probados incluso en los viajes espaciales dela NASA (cinta aislante)
A partir de ahí, con un aparato, buscaron la fuga del gas. No fue necesario el uso de tan innovadora tecnología. Un inconfundible siseo nos llevó al interior de la vivienda, al lugar donde se situaba el cuadro eléctrico de la casa. ¡EL GAS SALÍA POR EL AUTOMÁTICO DE LA LUZ!

Dado mi carácter latino y alegre por naturaleza, algunos juzgan que demasiado extrovertido, no pude evitar exclamar: ¡Hostias, luz y gas por el mismo tubo, cojonudo!.
Y es que en esta era en la que las compañías luchan por aunar varios servicios en un solo cable (luz, teléfono, internet y televisión) ustedes solos, en colaboración con la empresa constructora elegida (DRAGADOS), habían conseguido demostrar que la tecnología española está en cabeza. Dos servicios en uno, LUZ y GAS por el mismo tubo.

Yo sugerí en aquel momento que también metieran el agua por el mismo sitio y así tendría agua con electricidad y burbujas, ¿se imaginan? Pero sus brillantes técnicos, a la vanguardia del saber occidental, me hicieron ver que eso era, hoy por hoy, imposible. Quizás nuestros nietos lo vean algún día.
Entonces comprobamos que la legislación dice que el tubo del gas debe ir a 60cm bajo tierra y que iba a ras de suelo, y que debe ir (cómo mínimo) a 20 cm de los tubos de otros servicios, y que iban todos juntos, íntimamente ligados, y qué ésta era la causa de que el gas entrara en mi casa por el mismo tubo que la luz (tengo fotos que están a su disposición)

Sus brillantes técnicos me hicieron ver que electricidad y gas, no son una buena mezcla, por las explosiones y esas cosillas sin importancia, así que tuvimos que realizar una nueva conducción paralela y me dispuse a disfrutar de mi nueva vivienda.

¿TELÉFONO, PARA QUÉ?
Después de tapar todos los hoyos (les agradezco vivamente el que me removieran varios metros cúbicos de tierra para mejor aireación de las raíces de las plantas y pequeños invertebrados que viven bajo tierra), echar hormigón en las aceras, volver a instalar el riego del jardín, replantar las plantas, sembrar de nuevo el césped y dejarlo todo casi como antes, vinieron los insensatos de Telefónica a darme el servicio.

Después de infructuosos intentos se fueron porque era imposible meter el cable por el tubo que estaba obstruido. Volvieron sus cualificados empleados y procedieron, de nuevo, a reventarme la parcela.
Como era imposible dar con la obstrucción optaron por meter el cable del teléfono por el macarrón del timbre. Ahora no tengo timbre.

Y corremos el riesgo de que si metemos una guía con nuevos cables, ésta erosione el del teléfono, lo que ha provocado un tremendo cisma en mi familia: de un lado los que abogamos porque el teléfono es más importante que el timbre, y de otro los que prefieren que haya timbre antes que teléfono.
En fin, en el siglo XXI, y su empresa provoca que cada vez que dan de alta un servicio hay que reventar media casa con un motopico.
También es curioso en el 2005 tener que elegir entre timbre o teléfono, pero bueno, como dicen sus técnicos («algunas casas tiene alguna pega»)

Debo decirle que de 47 viviendas ha habido que reventar el suelo para meter el cable del teléfono en todas menos en dos, en las que tras durísimos intentos
la guía entró al fin.
A esos dos vecinos la mayoría los llaman «los enchufados» y hay quien los mira con desconfianza por si son chivatos de URBIS S.A. Yo prefiero perseguirlos para convencerlos de que echemos una primitiva a medias porque son de esos que han nacido de pie.

Y AHORA, HUMEDADES
Ahora dirá usted, problemas con todos, todos los servicios no ha tenido usted D, Jerónimo………..
Pues sí, con el agua también. Hace dos meses aparecieron humedades en el piso superior, a pesar de que aquello no se secaba ni para la Hostia (pido excusas encarecidamente por este exceso verbal pero le puse un calefactor y varios ventiladores), sus técnicos insistían en que el problema había cesado.

Hace una semana la volvieron a pintar, no está mal, tras dejar la pared dos meses secando y enseñar a mis visitas la casa avergonzado por tener las paredes verdes y llenas de hongos. Ahora, seis días después, la humedad ha vuelto a salir.
Así que yo, antes de desesperarme, les agradezco el microclima creado y voy a aprovechar ese espacio para criar champiñones cuyas esporas ya me han llegado por correo. En cuanto obtenga la primera cosecha le enviaré una remesa para que los disfrute porque prometen ser de primera calidad.

OTRA SORPRESA, LAS LOSAS SE DESPEGAN
Llevamos DOS meses apenas viviendo en esta casa y el número de losas que se despegan comienza a ser preocupante. Y quiero decir en este punto que no quisiera ser muy crítico con su empresa URBIS SA y con DRAGADOS porque como se dice habitualmente «Al César lo que es del César» y a Dios lo que es de Dios».
Dado que su empresa demuestra en los acabados una innegable tendencia a querer aumentar al máximo los beneficios (no lo censuro porque no son ustedes una ONG) quiero comunicarle por escrito que mi vivienda tiene más metros de los 170 que ustedes le atribuyen y es que creo que esos huecos que van apareciendo bajo las losas mal pegadas de todos los pisos de la casa, deberían en justicia, ser consideradas como SEMISÓTANO. Sótano no, porque apenas son huecos de unos cm pero semi sí, porque ese espacio resulta utilísimo para guardar objetos valiosos y enredos de esos que hay en todas las casas. Yo de hecho, una noche me escondí ahí de mi suegra. Así que estoy dispuesto a que revisemos la escritura y pagarles religiosamente esos metros de más, porque cm a cm igual hablamos de un buen espacio, oye…….

Si incluso a su altruista empresa, esto le parece un exceso y dado que en España históricamente el dinero se ha guardado bajo la losa, creo que deberíamos pagarles un plus por casas de lujo «con caja fuerte camuflada».
Estúdielo atentamente por favor.

Y LA ESCALERA TAMBIÉN,
Con las losas de la escalera pasa otro tanto, y eso provoca que el mamperlán se despegue. Sus brillantes técnicos y obreros especializados a la vanguardia del progreso y del uso las últimas tecnologías me aclararon la causa de que alguien «pegue las losas sin cemento», y debo decir que su argumento me dejó tranquilísimo: «Es el destajo»

O sea, que ellos mismos reconocen que la casa está mal hecha porque su propia empresa contrata trabajadores a destajo para abaratar costos, sin cualificación y que hacen el trabajo mal y aprisa para cobrar más.
También me dieron la solución: «Echa cemento líquido por las juntas».
Eso hice, y no sirve de nada, porque están tan huecas que llevo toneladas gastadas. Quiero agradecerle, Don José, que gracias a ello me han hecho accionista honorario de cementos blancos del sur SL y que gracias a ustedes es
probable que entre en el consejo de dirección de la misma debido a que mi consumo ha sacado a flote la empresa. Me pongo a su disposición para suministrarle lo que usted quiera porque tengo en casa, sacos y sacos.

DECORADO DE GUERRA
Dado que las losas se despegan, la escalera también y que el exterior de la casa resulta ya tan maleable y fácil de excavar, quiero decirle que gracias a ustedes he tenido ofertas de varias productoras cinematográficas para rodar filmes en mi casa.. Se han dirigido a mi los productores de «Esta casa es una ruina II», y hay un cineasta francoitaliano que quiere rodar aquí una película de la 1ª Guerra mundial (por las trincheras y eso)
También hay ofertas para rodar una de cristianos en Roma, con las catacumbas y tal. He rechazado otra para rodar «Él sótano del miedo» porque me parecía especialmente truculenta.
Gracias Don José.

Y gracias de corazón porque en estos tres meses han cambiado ustedes mi vida. ¿Qué sería de mí si me dedicara sólo a mi trabajo y a mi familia, a divertirme, a hacer deporte, a tomar unas cañas?.
No, es infinitamente más emocionante levantarte con la zozobra de ¿qué se romperá hoy?.

Además, he mejorado como persona, ahora recibo cada mes la revista «Harvañíl today» y soy un tío mañoso. Hago trabajos manuales y parezco más macho. Hasta mi espermiograma ha mejorado.. Gracias, de corazón Don José y felicidades por su empresa.
PD.- Eludo contarle otras historias porque son sucedidos de mis vecinos pero de muestra vale un botón. A mi vecina Ana, cuando quiso bañar a sus niños le salía agua por el sumidero de la bañera en lugar de tragarla.
Uno de sus brillantes técnicos le dio la solución «pues no se bañen», cojonudo oyes, son un encanto. Y así tenemos mil anécdotas. Lo dicho, cuando quiera se pasa por esta, su casa y le hago unos champiñones a la plancha en mi barbacoa que sí funciona pero claro, no está hecha por DRAGADOS y por URBIS S.A.

Suyo atentamente: Jerónimo Salmerón Tristante

(Cuidado con las obras….) «

Vía
Recomiendo este post también.

AUDIO: Jason Mraz Live