☣ 3 SEÑALES para identificar una mala relación TÓXICA de PAREJA ⚠

Las relaciones, en general, son difíciles. Sobre todo cuando uno no tiene mucha experiencia. Cuando el amor no lo es todo, aquí tienes una pequeña una guía para saber si tu noviazgo está de capa caída.

Las relaciones de pareja son, casi siempre, complicadas. Hoy hablaremos de las relaciones de pareja tóxicas: esas relaciones en las que por lo menos un integrante de la relación tiene comportamientos y actitudes totalmente impropias, que pueden llegar a suponer una situación de vulnerabilidad psicológica y emocional para la otra persona. Existen varios tipos de relaciones tóxicas con características diferentes y que engloban diferentes formas de relación en la que uno o ambos miembros de la pareja experimentan malestar.

Por ejemplo, en unos casos la relación tóxica forma parte de una dinámica de maltrato hacia la pareja, mientras que en otras es una relación en la que aparece el rencor y la frustración pero no se llega a dañar a la otra persona deliberadamente.

Todos, en algún momento de nuestra vida, podemos cometer errores y tener uno o varios fallos como los que hemos descrito. Por tanto, debemos ser cuidadosos. De todos modos, en ocasiones la situación puede ser reconducible gracias a la comunicación y las buenas maneras. Pero si no hay solución, entonces PUERTA y PA’LANTE.

3 reglas para sobrevivir en pareja

amor

No tengo ni idea del amor.
No tengo ni idea de psicología.
Pero tengo algo de experiencia en relaciones de pareja y en convivencia.

Xavi es mi pilar, y con él aprendo cada día. La experiencia es un grado.

Así pues, hoy os voy a dar tres consejos indispensables para que, a partir de ahí, puedas empezar a construir algo junto a la persona que quieras.

1) SOIS UN EQUIPO

Este es mi consejo principal.

Aquí no gana ni pierde nadie. Si uno gana, los dos ganan. Si uno pierde, los dos pierden.

Van a haber peleas entre vosotros, pero ni uno ni el otro va a ganar la pelea.

Si uno quiere conseguir algo, el otro tiene que estar ahí para ayudarle en lo que sea, y debe ser todo recíproco.

Por ejemplo: Si tu limpias los platos, sacas el polvo, y tiendes la ropa, lo haces por el equipo y no por la medalla individual.

2) TU FELICIDAD ES TUYA, PERO LA SUYA TAMBIÉN ES LA TUYA

Una vez alguien me dijo que una relación no es un tándem, son dos bicis que van en la misma dirección. Es decir, cada uno pedalea lo que puede, pero por él, no por columpiarse. Eso si, las dos bicis van hacia el mismo objetivo.

Eso significa que sólo puedes ser feliz con alguien si eres feliz por ti mismo. No va a aparecer nunca nadie que te vaya a hacer feliz realmente, sólo va a ser una sensación momentánea, pero que cuando desaparezca la fase «luna de miel» te vas a quedar igual.

Pero, si tu no eres feliz, tu pareja no va a poder ser feliz contigo.

Mi consejo: Quédate solo una temporada. Aprende a disfrutar del silencio, el cine para uno, los sábados en casa jugando a la consola. Al principio es deprimente, luego es lo mejor que te habrá pasado nunca.

3) HAZLO FÁCIL

No seas de esos que dicen eso de blanco y quieren decir negro. De los que ponen mala cara pero que no cuentan lo que le pasan. Se que te dirás a ti mismo que eso nunca lo has hecho, pero ¿a quién quieres engañar?

Ser directo, aunque duela, es el camino recto a que el mal rollo dure mucho menos y que la reconciliación llegue antes. A no ser que estés con un imbécil, va a intentar solucionar lo que pase lo antes posible, así que ponlo fácil.

Mi consejo: Jugar con la mente de los hombres nunca se me ha dado bien, supongo que este consejo en mi caso no es aplicable.

PD: Qué Bucay me ha quedado este post. Pero tenía que liberarlo.

AUDIO:
Justice – DVNO.Spotify

Enamórate de alguien al que le guste comer

comer gorda comida felicidad

A lo largo de mi vida he conocido a mucha gente y he llegado a la conclusión que hay que enamorarse siempre de la gente a la que le guste comer. Ese es el truco para ser feliz.

Y es que lo tengo claro: Una persona con el estómago contento estará siempre de buen humor.

Alguien al que le gusta comer es muy fácil de contentar. No habrá mucho tiempo para dramas porque todo se solucionará con bacon o queso. O fettuccini Alfredo.

Una persona a la que le gusta comer no le importará hacer muchos quilómetros para probar ese restaurante con especializado en arroces.

Si quiere subir una montaña durante toda una mañana es porque arriba encontraréis un restaurante en el que se prepara la mejor carne a la brasa de la zona.

Una persona con la boca llena tendrá poco tiempo para hablar de bobadas, y para cuando haya engullido, sólo podrá pensar en cosas maravillosas que quiera compartir contigo.

A la gente que le gusta comer no tendrá problemas digestivos, por lo que podrás dormir tranquilamente todas las noches.

Va a levantarse feliz, porque va a desayunar cada mañana. Y vamos a confesarlo: Su felicidad es también la tuya.

No vas a tener problemas para hacerle regalos. Salsas salidas de Kickstarter, estancias en hoteles con restaurantes increíbles, o picnics en un parque cercano. O mándale enlaces sobre nuevos restaurantes en tu ciudad cada día por la mañana, junto con la foto de tu desayuno.

Le gustará verte comer.

Abrid un blog de comida juntos. Escribid un libro de recetas. Levantaros a las 4 de la madrugada para hacer pan. Jugar al Cooking Mama. Compedid a ver quién monta antes las claras a punto de nieve.

Si seguís mis consejos vais a ser felices toda la vida.

AUDIO:
Laurent Garnier – Crispy Bacon.Spotify

¿Cuándo se considera una relación seria?

Relación seria

Vamos a ponernos tiernos. O no. Según se mire.

Hacía mucho tiempo que no hablaba de temas «sentimentales» en el blog, y es que parece que me paso el día hablando de otros y no de mi misma. ¿Dónde quedó mi Diario Personal? Un caos mi vida, ya veis. Creo que desde que os hablé de «El Mercado de la Carne», de lo difícil que es conseguir a un hombre, no había vuelto a hablar de cosas así. Bueno, en realidad el último fue este post en el que hablé de alguien imaginario a quien amaba en secreto.

La cosa ha cambiado. Dos años después de eso me encuentro sumergida en un mundo completamente diferente.

Aunque yo no creía en nadie para toda la vida, puede que haya encontrado a alguien que crea que puede aguantarme mucho tiempo. Mucho más tiempo del que vamos a vivir todos los que estamos leyendo este blog, que conste. Puede que haya encontrado a alguien que no le importe mi modo de vida «bon vivant», de hecho, puede que este alguien sea otro «bon vivant». O puede que mi versión del amor siga siendo la misma, lo que pasa es que con contadas excepciones y con un sentimiento tan racional que la hace anormal.

No hay motes. No hay celos. No hay discusiones. No hay invasiones de territorio absurdas. No hay mentiras y se oculta nada a nadie. No hay prisas ni convenciones sociales extrañas como seguir patrones que hicieron otras parejas simplemente «porque hay que hacerlo». Y lo más importante: No hay dramas.

La vida simple.

Simplemente como a mi me gusta.

Pero entonces, ¿para qué tienes una pareja si lo que te gusta es que las cosas estén siempre a tu ritmo y no dejas «contaminarte» por el otro? Pues porque el amor son dos bicis que van en la misma dirección y no un tándem donde uno obliga al otro a ir donde le apetece. En el momento en el que la dirección de las dos bicis cambia, es el momento de decirse adiós y continuar el camino. Sin dramas, por favor.

Pero ¿en qué momento una relación de dos personas pasa de ser algo ocasional y se convierte algo serio? ¿Cuándo una relación de dos pasa a ser algo de lo que hay que hablar abiertamente?

No me digáis cuando hay exclusividad, porque eso es una santa chorrada. La chorrada más descomunal del mundo teniendo en cuenta agendas, disponibilidades, horarios y mercado de la carne. Seamos serios. Hay gente que sin quererlo va a tener exclusividad porque no se va a comer un rosco más allá de lo que ya tiene. Por muchas ganas que le pongan.

Algunas personas afirman que una relación se vuelve seria cuando los dos publican una foto de perfil con el otro en Facebook. Otros dicen cuando te vas a vivir junto a la otra persona o os casáis. He oído que hay gente que dice que se vuelve seria cuando empezáis a tiraros pedos el uno delante del otro, y usáis el baño con la puerta abierta. Incluso llegué a conocer a personas que decían que es cuando conoces a tus suegros, o estos se quedan a dormir en tu casa. NADA.

Mi teoría es que una relación se vuelve seria cuando a los dos os apetece. Cuando los dos estáis preparados y hacéis mentalmente un cambio de chip.

Es como cuando viene la regla, que no lo notas mucho, pero ahí viene y lo cambia todo.

Es un cambio mental que no requiere ni mucho ni poco esfuerzo porque, ¿sabes qué? No depende sólo de ti. Y si. Es imposible que dos miembros de una pareja vayan al mismo ritmo, no conozco a ninguna, pero ahí está la gracia. El truco está en adaptarse y dejar que fluya. Disfrutar del momento.

Regalos para los solteros y los casados en San Valentín y CONCURSO!

regalo

En menos de 15 días es San Valentín, y aunque yo soy 100% más de Sant Jordi, me veo obligada a recomendar qué podéis hacer para que ese día no sea un auténtico muermazo estéis en la situación en la que estéis.

Por eso os propongo un par de ideas para regalar cuando os apetezca. Ya estéis casados, solteros o simplemente no pongáis etiquetas a lo vuestro:

Para los amantes:
Acaba de salir del horno de LELO, el Tor 2 es un anillo vibrador verde mate, un poco grande, pero bastante cómodo para, dicen, disfrutar en pareja. ¿Para qué sirve? Para lo que imagináis. ¿Cómo se usa? Como os dé la real gana. No hay libro de instrucciones para usarlo. Es lo mejor de todo, que puedes hacer lo que te de la gana con él.

Para los solteros:
Para qué ahogar las penas en alcohol si las puedes ahogar en dulces? En Lolita Bakery en Barcelona o Happy Day en Madrid, para darte el caprichazo del siglo: Una caja llena de Red Velvet Cupcakes. No te arrepentirás.

Para los besables:
El Kiss Messenger es un aparatito (de broma) que… bueno… es mejor ver el vídeo en el enlace.

Para los que son «como yo»:
Un sable láser. Yo lo pido cada año, por si cae, pero creo que al final me lo compraré yo misma harta de esperar a que llegue.

Para los cultos:
No quiero que regaléis lo último de Federico Moccia, que me parece un cursi retorcido. Quiero que regaléis clásicos de la literatura. En cualquier idioma. ¿Por qué no El Principito en inglés? ¿Tolstoi? ¿Por qué no? Vale. Porque no sois una panda de gafapastas. Estamos de acuerdo. Pero sin son clásicos es porque molan. ¡Además hay clásicos modernos! Yo os recomiendo que busquéis a Bukowski, que es un marrano americano, que para estas fechas viene bien entrar en calor con su literatura decadente. O David Foster Wallace, que marcó una tendencia a la hora de narrar. O alguien de aquí, como Jordi Sierra i Fabra o Jordi Graupera, que son amigos y siempre viene bien que cobren.

Al final, todo es una excusa para que, después de Navidad, tengamos lo que el gordito vestido de rojo o los tres monárquicos esos no nos hayan regalado. Yo ya he hecho mi lista ^_^

Por cierto, hay concurso!

Entre todos los que me escribáis aquí abajo en los comentarios del blog CUÁL ES VUESTRO REGALO IDEAL PARA EL 14 DE FEBRERO regalo a la mejor respuesta UN ANILLO VIBRADOR TOR II DE LELO. Dicen, el más potente, recargable y resistente al agua. Y tengo que decir, que a parte de fantástico para lo que está diseñado, es muy bonito.

Tenéis tiempo hasta el 10 de Febrero. Yo me pondré en contacto con el ganador o ganadora para enviarle su premio, así que aseguraos de poner bien la dirección de correo electrónico cuando comentéis.

¡CERRADO!

LA GANADORA ES CARLA G. FELICIDADES!

AUDIO:
Clem Snide – I love the Unknown.Spotify