Restaurantes curiosos en Japón

restaurantes japon

En países como Japón, donde es difícil que te tomen el pelo en un restaurante, os recomiendo arriesgar a probar sitios raros y cosas nuevas. Partiendo de esta base, aquí van mis 5 propuestas de sitios “normales” donde comer en Japón. Es decir, es como si un japones se fuera a Sevilla e hiciera un post de un sitio donde te dan comida cuando sólo pides una bebida. Para nosotros es normal, pues para ellos (hablando de “ellos” como si fueran de otro planeta), los que os propongo, también:

Dim sums en Yokohama:

El barrio chino de Yokohama es la Chinatown más grande de todo Japón, y se llama en japonés Chukagai.
Se trata de una zona justa histórica, que comenzó a formarse cuando en 1859 el puerto de la ciudad se abrió al comercio con otros países, incluso con China.

Esta zona está llegando a ser mucho más una zona turística, y menos un barrio residencial, llena de tiendas y restaurantes de cocina china. Es difícil no caer en la tentación de comprar algún artículo curioso.

Allí es impresindible entrar en un restaurante a comer las empanadillas al vapor típicas de China. ¿Y por qué ir a Japón a comer comida China? Pues porque ahí he comido los mejores dim sums del mundo mundial. No os puedo decir dónde los comí exactamente. Sólo recuerdo que había un obrador en la puerta donde a través de un cristal podías ver cómo los preparaban. El menú sólo estaba en japonés y chino, así que pedí por las fotos. ¡Lo normal cuando eres güiri!

La calle de los yakitoris

No sé el nombre en japonés de esta calle (empezamos bien), pero no es difícil de encontrar.

El yakitori es un tipo de brocheta de pollo japonesa, también conocida como kushiyaki, así que ya sabéis de qué va esta calle, no? Realmente no es sólo una calle, son dos paralelas muy pequeñas y juntitas. Se encuentran al lado de la estación de Shinjuku, allí hay que cruzar por debajo del puente las vías del tren (avanzar un poco por la izquierda y vereis un puesto de “fumadores” y unas escaleras para pasar por debajo de las vías) enseguida reconoceréis “la calle de los yakitoris” por su cartel verde.

No espereis glamour. Son calles estrechas, húmedas, pequeñas, cutres… muy al estilo de Blade Runner. Y no toda la carne es “de pollo”. Hay corazones, crestas, piel, cartílago, hígado.. y verduras que nunca has visto en tu vida.

Arriesgad. No hay (mucho) peligro. En hora punta los mejores bares están llenos así que memorizad dónde queréis volver, porque seguro que volveréis. Os recomiendo un sitio sólo de sirven fideos (noodles) y no tienen fotos ni el menú en inglés. Dejaros aconsejar y memorizad esto: “Karai des ka?”. Significa “¿esto pica?” y os prometo que va a ser la frase más útil que aprendáis. Su picante no tiene nada que ver con nuestro picante. Su estómago está hecho de hierro fundido de las garras de Lobezno.

Aquí tenéis un mapa con la entrada a la primera calle de los Yakitoris. A la izquierda tenéis la otra.
La lonja de pescado

Gracias a Pabroooo a Twitter se que la zona se llama Golden Gai (si, un nombre raruno!)

Mos Burger

En Europa y Estados Unidos comemos en el McDonalds. En Japón tienen McDonalds, claro, pero tienen su propia cadena de hamburguesas, el Mos Burger. En Japón es la segunda cadena de hamburgueserías detrás de McDonald’s.

Las siglas “MOS” hacen referencia a las palabras en inglés Mountain (montaña), Ocean (océano) y Sun (sol). Pero aunque el nombre es natural, la comida es la misma que hay en cualquier restaurante de comida rápida aunque servida más lentamente. ¿Por qué? Pues porque la hamburguesa solamente se prepara cuando el cliente hace el pedido. No tienen montones de hamburguesas apiladas en un calefactor, sino que se hace al momento.

Hay hamburguesas diferentes: Teriyaki, de arroz, de pollo con especias asiáticas… no os compliquéis con cosas con gamas. Id a lo que conozcáis, porque aun así, va a ser rarísimo todo.

Maid Café en Akihabara

Queridos frikis y amantes de los bizarro, Japón es ese sitio donde todo puede ocurrir. Como por ejemplo ir a un restaurante donde te sirven chicas jóvenes y bonitas vestidas de criadas, que te hacen juegos de cartas, te dan conversación y son muy amables. Y no, no es nada “pornográfico” ni tampoco “sólo para hombres”. Son los Maid Café.

En un principio, los maid cafe surgieron para dar salida a las fantasías de los hombres otaku o fans del manga, el anime y los videojuegos, ya que la figura de la maid se popularizó bastante en esos medios. De hecho, de ahí surgió el término moe, que hace referencia a la atracción que generan los personajes jóvenes e inocentes de los manga y anime. Es por ello, que las chicas de los maid cafe son una representación de carne y hueso de ese moe, de ese fetichismo por esos personajes femeninos kawaii, inocentes y jóvenes.

La comida de los maid cafe suele ir decorada con algún dibujito como un corazón, un osito o un conejito. Así, añaden ese toque inocentón a todo.

¿Y van sólo hombres solos en busca de compañía femenina? Pues no. Yo fui con mi pareja, pero hay gente que va acompañada por grupos de amigos, frikis que van solos o mujeres que van solas.

A tener en cuenta que está prohibido tocar a las chicas, pedirles el teléfono o el email o cualquier dato de carácter personal y naturalmente seguirlas o acosarlas. Y mucho menos hacerles fotos… ya que se cobra a parte.

¡Y hasta aquí! Puedes leer artículos relacionados sobre Japón en este blog, o puedes aprender una frase imprescindible para visitar restaurantes:

‘おいしい’ <-- oishi! (¡delicioso!)

Desayuno y entrevista con Mercé Sanjuan

Una chica que conozco desde hace tiempo y a la que admiro, Mercé Sanjuan.

Todos la conocéis porque es la chica con más potencia mental y física que corre por Youtube. Adicta al deporte y los Ironmans, Mercé Sanjuan es una campeona.

Nos sentamos a desayunar en Teresa Carles (que es un restaurante muy especial para mí, ya que ahí siempre me han pasado cosas buenas) y a hablar de nuestra filosofía de vida.

Hablar con Mercé es fabuloso por dos cosas: La primera es que te sube la autoestima, la segunda es que sales con las energías renovadas.

Por cierto, ¿habéis visto cómo nos ponemos las botas? El desayuno es la comida más importante del día y desayunar fuerte es clave para adelgazar, aunque parezca mentira. Un día hablaremos de ello.

AUDIO:
Carlos Vives – Fruta Fresca.Spotify

Lo más erótico de la comida

cocina sexy erotico

Voy a hacer una declaración rotunda, y espero que ninguno de vosotros se atreva a llevarme la contraria: No hay nada más sexy que una mujer, o un hombre, con una sartén en la mano.

Ya está. Lo dije.

No es una declaración machista, ni feminista. Tampoco es una declaración de intenciones. Es lo que es: Una verdad como un templo. Aunque claro, puedes cambiar sartén por espumadera, lengua pastelera, cuchara de madera o cazuela de barro. No me importa. El tema está en que la habilidad en la cocina es erótica.

Esta manera de remover una sopa, de probar su punto de sal, de hacer subir un soufflé… La teórica dice que si se sabe mover en la cocina, el sujeto en cuestión sabrá moverse en la cama, y en vez de la sopa, la sal y el soufflé, será tu cuerpo, tu piel y tu pelo.

Pruébalo.

Invita a tu pareja a cenar, pero esta vez no vayáis a un restaurante. Aunque parezca mentira, cocina para tu pareja solamente con un delantal.

¿Te han dicho que las ostras, los higos y el queso francés es comida para subir el libido? No has visto nada aún.

Lo realmente erótico, es que una vez le hayas cocinado semidesnudo, presentes los platos de manera atractiva y en vez de usar cubiertos, uséis las manos y el cuerpo para comer. La comida, en contacto con la piel (sobretodo si es de tu amante) sabe mucho mejor.

Eso si, a parte de no cocinar un cocido madrileño o algo que no puedas sujetar con la punta de los dedos, no te olvides de las servilletas y la protección. Nunca sabes cómo podría saber el postre.

vía

AUDIO
She & Him – Why do you let me stay here.Spotify
Camera Obscura – French Navy.Spotify

La leyenda de las ardillas y la barbacoa

ardillas del retiro

El otro día estaba sentada con Manolo hablando de que Nueva York es una ciudad mucho más y mejor que Madrid porque sus parques tienen ardillas y les puedes dar de comer. Esas ardillas están gordotas, y aunque practican mucho ejercicio, también somos muchos los turistas que las hemos ido alimentando de la comida más dulce y grasienta del mundo.

En cambio, en Madrid, los únicos animales que he visto son un par de ratas voladoras y unas cucarachas que intentaban acceder a un portal del centro.

Manolo en ese momento me explicó, apretando un poco los labios, que en el Parque del Retiro hacía años habitaban unas ardillas muy simpáticas. Unas ardillas peluditas y sanas que tenían un chip para rastrearlas en caso de que una se perdiera, se pusiera enferma o se escapara.

Un bonito domingo de primavera, un operario estaba rastreando las ardillas para saber en qué parte del parque disfrutaban los soleados fines de semana, cuando de repente vio que uno de los chips indicaba que una de las ardillas se había escapado del Retiro y estaba paseándose por La Latina.

Fueron a buscarla, y no encontraron nada.

Al siguiente domingo, volvieron a rastrear los chips de las ardillas y volvieron a ver que una ardilla seguía por La Latina, pero esta vez relacionaron unas denuncias por incendio que habían recibido esa misma mañana con el escape de las ardillas y pensaron que se habían asustado y habían huído al centro de la ciudad. ¿Pero por qué se habían quedado tan lejos pudiendo estar por el barrio de Salamanca?

Fueron a buscar al chip y lo rastrearon hasta que llegaron a un señor sentado en una terraza de bar.

No entendían nada. ¿Un señor con un chip de ardilla? ¿Cómo? En ese momento, comprendieron que el chip estaba en su barrida, y que la ardilla nadaba tostadita en jugos gástricos.

El amable señor y sus amigos confesaron horas más tarde, que prendieron fuego a ciertos arbustos para asustar a las ardillas, luego cocinarlas, y comérselas con una rica salsa barbacoa.

Si. Hay gente que pasa mucha hambre.

PD: Me pasan este artículo, para ilustrar la masturbación de las ardillas.

AUDIO:
Weezer – Hurley.Spotify

El New York Burger de Madrid

hamburguesa

Para el cumpleaños de Elvira, una amiguita que vive en Madrid, le organizamos una fiesta sorpresa y nos fuimos a cenar a una hamburguesería en Madrid que se llama New York Burger.

Éramos 8, y por suerte teníamos reserva, que sino no nos hubiésemos sentado ni en mil años. Allí se vacía una mesa, y al segundo ya hay gente para llenarla.

Tardaron muy poco en atendernos, pero creo que la camarera se hizo la “picha un lío“.

Un montón de entrantes que nos partimos entre todos y no sobró nada. Las alitas de pollo un poco escasas, pero los palitos de mozarella estaban RIQUÍSIMOS, al igual que las patatas o los aros de cebolla. ¿No os encantan los aros de cebolla “de verdad”? Los que tienen cebolla y no esa pasta asquerosa.

Y llegaron todas las hamburguesas. Los chicos se pidieron las más grandes (y luego alguno no pudo terminársela) y las chicas nos conformamos con las medianas. Las pequeñas son enanitas, demasiado para mi gusto.

¿Cómo lo se si no me la pedí?

Pues porque es lo primero que me trajeron. Acertaron 7 hamburguesas de 8, y la mía fallaron. Era pequeña.

Me la cambiaron, y volvieron a traerla. Otra vez mal. Esta vez tenía el tamaño correcto pero estaba tan hecha que era como comerse un zapato.

¿Tan complicado era traer una hamburguesa con mozarela mediana poco hecha?

Así que le dije a Jose: NO VOLVEMOS MÁ….

Pero antes de que pudiera terminar la frase vino el dueño del restaurante a preguntarme qué me pasaba. Le conté que era la segunda vez que me traían la hamburguesa mal, y que aunque entendía que tenían mucha gente, yo llevaba 40 minutos esperando mi hamburguesa desde que la había pedido.

El señor lo entendió perfectamente, asumió su error y me dijo que la hamburguesa iba por cuenta de la casa.

Pim Pam Pum.

Así da gusto ir a cenar a sitios.

De verdad, hace tiempo que no encuentro un sitio con un servicio tan bueno, donde los camareros son tan amables, donde el dueño pasa mesa por mesa a preguntar si todo está bien o si falta algo. Porque no solo lo hizo conmigo por decir que no volvería, sino que lo iba haciendo con todas las mesas.

¡ASÍ SI!

¿Y qué tengo que decir de la comida? ESPECTACULAR.

Unas hamburguesas alucinantes, sabrosísimas y perfectamente cocinadas al gusto. Hay muchos más tipos que en el Alfredo’s y la calidad de la carne es como mínimo igual. Y yo soy muy tiquismiquis, que el Home Burger no me gusta.

Aunque al principio, la impresión fue nefasta, la comida y el servicio lo arreglaron todo. De verdad, y no he cobrado ni voy a cobrar por este post. Es totalmente gratuito, porque me trataron tan bien, y tienen un brownie con helado de vainilla tan espectacular, que tenía que hacer este post. Soy puro regalo del cielo 🙂

Eso si, la única queja? Que los cuadros se los curren más. Han impreso unas imágenes que sacaron del Google Imagenes con unos píxeles como garbanzos 😛

INFORMACIÓN DEL SITIO
Calle del General Yagüe 5, Madrid
11870

AUDIO:
Rihanna – Take a Bow.Spotify
Els Amics de les Arts – Jean Luc.Spotify
Lantana – Jo, Qué frío.Spotify
Mika – We are Golden.Spotify
Don Omar – Diva Virtual
Calle 13 – Tango del Pecado.Spotify < <-- Dedicado a Generació Digital.