Libros alternativos a 50 Sombras de Grey

lelo ginatonic regalo vibrador

El boom del libro 50 sombras de Grey me pone de los nervios. Parece que sea el primer libro erótico-festivo que aparece en literatura. Y lo peor de todo, parece que sea el primero que llega a una cierta audiencia.

Mentira.

Hay decenas de buenas alternativas, clásicos, y relatos que hay que leer antes de morir y que seguro que no os dejan indiferentes. Así que si te ha gustado 50 Sombras de Grey, te encantarán los siguientes:

No están colocados en ningún orden concreto.

1) La vida sexual de Catherine M – Catherine Millet.
Una autora francesa que escandalizó con su diario sexual. El libro vendió 3 millones de copias y se tradujo a 40 idiomas diferentes. Ahí explica cómo descubrió el sexo a través de la masturbación infantil, hasta el sexo en grupo. Años más tarde publicó otro libro en el que explicó cómo descubrió que su marido tenía una vida sexual igual de activa que la suya. Edmund White dijo de ella, que era la autora que había escrito el libro sexual más explícito de la história. Y aseguro que no se quedó corto.

2) Delta de Venus – Anaïs Nin
La literatura erótica le debe mucho a Anaïs Nin. Fue la amante de Henry Miller e hija del pianista y compositor español Joaquín Nin, fue compañera de batallas (y más cosas) de los artistas surrealistas. Sus relatos te permitirán hacerte una idea de cómo era el sentimiento antiburgués que se vivía en París, en una época entreguerras. En el libro no se esconde de tabús de otros tiempos como el lesbianismo o el adulterio.

3) Claudine en la escuela – Sidonie Gabrielle Colette
Escribió una serie de libros eróticos muy famosos: Claudine. Este libro en particular desentraña el libertinaje de 1900. En la serie de los diferentes “Claudine” habla de adulterios, de cómo quitarse ataduras morales, o defiende los placeres carnales de las mujeres de su época. Lo más curioso, es que a principio de escribir estos libros, ella les atribuía la autoría a su marido (supongo que por vergüenza).

4) Historia de O. – Pauline Réage (pseudónimo de Anne Desclos, también conocida como Dominique Aury)
Una novela de 1954 y que supuso una de las primeras novelas sobre la sumisión y el BDSM (Bondage, Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo, Masoquismo) desde una perspectiva femenina. La novela estuvo prohibida durante años en todo el mundo, fue un escándalo en Francia. La historia trata de una fotógrafa de moda que se embarca en el mundo de la perversión sexual por amor.

5) Trilogía de la Bella Durmiente – Anne Rice
Anne Rice no sólo ha escrito historias de vampiros. En los 80, bajo los pseudónimos de Anne Rampling y A.N. Roquelaure, ideó una trilogía erótica sobre la Bella Durmiente. “Las mujeres tienen el mismo derecho a la pornografía que los hombres, y estoy hablando de pornografía literaria, literatura erótica. Si una mujer quiere ser abordada por un pirata, está en su derecho”, explicó la autora al New York Times hace unas semanas. Firmes creyentes del “y comieron perdices”, abstenerse. Aquí el Príncipe esclaviza sexualmente a una Bella que ya despierta desnuda de su hechizo. A las “hijas pródigas de Walt Disney” os digo: No os acerquéis al libro si no queréis un trauma.

6) Los 100 golpes – Melissa P
Una chica italiana que hace unos años fue un escándalo. Explicó en un libro todas sus aventuras sexuales (que no son pocas) y la sociedad se puso las manos en la cabeza. Sólo tenía 16 años y más experiencia que Papuchi. El libro describe sus encuentros sexuales, que empiezan con la acostumbrada decepción frente al gatillo mediterráneo y terminan en orgías con desconocidos, experiencias lésbicas, y relaciones peligrosas. La peli no vale nada. Os aviso.

7) Las edades de Lulú – Almudena Grandes
Fue llevada al cine por Bigas Luna en un film de 1990, pero nada, a vosotros os toca leeros el libro. Fue un gran éxito de final de los 80, en el que su protagonista explica su primera experiencia sexual, y cómo va subiendo de tono… Indispensable dentro de la historia de la literatura española. ¡Abajo Quijote, arriba Lulú!

Extra:
No está escrito por una mujer, pero la bibliografía de Charles Bukowski es un imprescindible para todos. Escribió más de cincuenta libros, incontables relatos cortos y multitud de poemas dentro de lo que se engloba como la Generación Beat, que rechazan los valores estadounidenses clásicos, abusan de las drogas, y tienen una gran libertad sexual. Recomiendo Mujeres, 10 relatos eróticos y La Máquina de Follar.

PREMIO Y CONCURSO
Para acompañar la recomendación de los libros, la empresa de juguetes eróticos de alta gama LELO regala dos Kits de Placer a dos usuarios del blog. Los Kits son:

Kit de Placer Indulge Me
– Noa: Masajeador para parejas de silicona sumergible y recargable a través de puerto USB con 6 modos del que ya hablamos en el blog hace un tiempo.
– Antifaz de seda Intima (100% seda)
– Plumero Tantra (plumón con mango metálico/acrílico)
– Tarjeta de regalo.
– Funda de satén para guardarlo.

Kit de Placer Dare Me:
– Luna Beads Noir: 2 bolas Kegel premium de 37g con conector de silicona
– Esposas de seda Etherea (esposas de 100% seda y ante)
– Látigo de ante Sensua (suaves colas con mango metálico/acrílico)
– Tarjeta de regalo.
– Funda de satén para guardarlo.

¿Qué hay que hacer para conseguir estos Kits de Placer de Lelo?

Simple.

Escribe un comentario en este articulo explicando alguna anécdota relacionada. Puede ser anónima, o no hace falta ni que sea real (nadie va a ir a comprobarlo). Pero coloca tu correo electrónico para que, si te toca, pueda contactar contigo para enviarte el kit de placer.

Las dos anécdotas más originales se llevan un Kit de placer cada una.

Tenéis tiempo hasta el 21 de diciembre de 2012 a las 00:00.

Me encanta regalar cosas cuando se acercan fechas señaladas porque: 1) Os soluciono un regalo y 2) No os lleváis solamente información interesante, sino que además, la oportunidad de una sorpresa.

Felices fiestas, y feliz lectura 😉

ACTUALIZACIÓN.

¡¡¡¡Ya tenemos ganadores!!!!

Los afortunados que han elegido el “crew” de LELO son PepitaGrilla y Diego (chico y chica, para que nadie se queje).

¡Felicidades! Los responsables de LELO se pondrán en contacto con vosotros 🙂

AUDIO:
The Shins – Spotify Sesions

Me enamoré

corazon de melon

Me enamoré de su manera de tocar la batería del Guitar Hero. No la del Rock Band, que dice que el nivel fácil es demasiado fácil y el difícil demasiado difícil.

Me enamoré de la manera en la que hablaba en vasco. Cómo “asko maite zaitut” salía entre sus labios. Aprendí a comunicarme en su idioma solo observando sus conversaciones telefónicas con la familia.

Me enamoré del desayuno que me preparó ese día que fuimos a pasear por Gracia. ¿O era Lavapiés?

Me enamoré de su manera de pedirme que me fuera con él a tomar una copa de cava en cualquier parte. Él llevo la botella y dos copas de cristal. La gente nos miraba raro y a mi me inspira ser diferente.

Me enamoré de cómo pidió perdón por llevar la barba un poco más larga de lo normal y pensar que podría irritarme al piel al besarme. Él no sabía que nada me gustaría más que llevar una marca de sus besos en mi piel.

Quise probar sus guisantes con wasabi, pero después de morir ahogada por el sabor, solamente quise probar sus ensaladas de canónigos y queso azul.

Dice que está obsesionado por la comida, pero se alimenta de kebabs y cocacola. Puede que su obsesión sea la mezcla cultural y su objetivo hermanar culturas gastronómicas.

Me enamoré de su manera de desabrocharme el sujetador con una mano mientras me susurraba al oído que la primera vez que se lo desabrochas a una mujer marca para siempre vuestra relación. Él no quiere ser “el que no supo desabrocharlo en la primera cita”. Por suerte para mi, él es el ninja de la ropa interior femenina.

Me enamoré al montar mi cama de Ikea con él, tumbarnos y hablar de lo pornográficos que son algunos detalles del interiorismo de las películas americanas. Después de dos semanas contigo, tengo muchos más referentes y podría hacerme la interesante.

Me enamoré de cómo me contaste que huiste de tu ciudad para alejarte de una mujer para caer en manos de otra. Y que cómo la vida puede sorprenderte como una telenovela de lunes a mediodía.

Y sobretodo, me enamoré de tu mensaje en Facebook. Esa broma interna que solamente conocemos tú y yo.

PD: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia… o no, puede que la realidad supere la ficción. Y sino, ya sabéis lo que dicen: “mucho lerele y poco larala”.

AUDIO:
Sex and the City.Spotify
Sex and the City 2.Spotify

Me niego a creer…

novio oficina trabajo

Me niego a creer que nuestro cerebro está dividido en dos mitades. La mitad más científica y analítica, y la mitad más artística y abstracta. ¿Por qué no pueden mezclarse? ¿Acaso las matemáticas no necesitan de parte de abstracción? ¿La pintura no necesita una parte analítica o científica? Cuando eres pequeño te dicen: O eres de ciencias o eres de letras. Pues yo me niego. Yo soy de todo.

Me niego a creer que si una persona no enumera los ríos de España en orden, o coloca las provincias en su sitio, o analiza en forma de árbol una frase compuesta, no se le considera inteligente.

Me niego a creer que soy una idealista por pensar que no sólo hemos venido a este mundo con la única misión de sufrir y sobrevivir. Yo he venido a este mundo a hacerlo un poco mejor, y con el ocio y el espectáculo (dos partes muy importantes de mi vida) es mi manera de hacer el mundo mejor

Me niego a creer que haya gente sin suerte. La suerte se busca. Y si Dios te cierra una ventana, te abre una puerta, por muy cerrada que esté. Debes atreverte y abrirla.

Me niego a creer que hay gente buena o mala. La gente es íntegra o mediocre, pero nunca se puede ser bueno al 100% o malo al 100%.

Me niego a creer que la gente deba casarse para estar toda la vida juntos. No necesitas firmar ningún papel para demostrarle al mundo que quieres a una persona. Otra cosa es el beneficio fiscal, que siempre viene bien.

Me niego a creer que hay gente que no sabe controlar sus sentimientos. Hay que ser muy flojo para no poder controlar la cabeza de uno mismo.

Me niego a creer que la gente no cambia. Yo he cambiado.

AUDIO:
REM – Losing my religion.Spotify
Regina Spektor – Baby Jesus.Spotify
Marilyn Manson – Personal Jesus.Spotify
Fangoria – Criticar por criticar.Spotify
Malú – Voy a quemarlo todo.Spotify

Relato: Tu ex-novio en el trabajo

novio oficina trabajo

ATENCIÓN: ESTE ARTÍCULO ES FICCIÓN.

Tu ya estabas ahí. De hecho, tu estabas desde hacía mucho tiempo ahí. Sentada en tu mesa redactando artículos sin parar.

Y un día contratan a una ola de personas.

En esta época de crisis nos apetece que contraten a gente. A mucha gente. Y por eso me alegro por la ola de gente contratada. Pero no a él.

No porque no quiera que tenga trabajo, que no es eso.

No soy una mujer despechada. Soy una mujer íntegra y no me apetece llamarle “cabrón de mierda” cuando estemos reunidos con un cliente, o cuando en un correo interno la gente pida para ir a tomar café y tenga que responder “Si va él, yo no voy”. No estoy despechada, solo es una etapa sin cerrar que no me apetece empezar a cerrar ahora que ya tenía mi vida solucionada.

Así no.

Hay 1,45 millones de empresas activas en España (si, lo he mirado), y de entre todas esas, él tenía que venir a esta.

Vale que 141.000 han echado el cierre este último año por culpa de la crisis y que por eso se ha visto obligado a buscar trabajo. ¡Pero no en mi empresa!

Podía haber mandado su CV a otra. En un bar sirviendo copas, doblando ropa en unos grandes almacenes, envolviendo regalos, barriendo escaleras, respondiendo al teléfono… Joder, que hay un millón de trabajos dignos en el mundo. Mi empresa está bien, pero no tenemos cesta de Navidad, por lo que tampoco es la hostia.

Vale. Hacía más de 2 años que no hablabas con él y por eso él no sabía que tú trabajabas ahí. Su cara de sorpresa cuando os han presentado ha sido digna de una fotografía con ampliación para colgar. La tienes grabada en la parte más primitiva de tu cerebro para recordarte que él no es nadie.

Va a ser incómodo encontrártelo en la máquina del café apoyado con su pose de “a mi todo me va bien”, pero vas a aguantarlo.

¿Y cómo sabes que vas a aguantarlo? Porque acaban de mandarte un correo desde dirección que tienes un nuevo esbirro trabajando en tu equipo. Él. Tú eres su jefa, y él solamente un esbirro.

Si es el karma tiene estas cosas.

Puntos en común entre el sexo, la religión y los community managers

community managers

Puse este tweet en mi cuenta de Twitter oficial el pasado miércoles hablando del sexo, la religión y los community managers, en los que he encontrado diferentes puntos en común.

A poco rato llegaron un montón de replies exigiendo un desarrollo más extenso sobre mi teoría.

Otros replies daban algunas soluciones, como los documentales de la 2, hábitos sexuales diferentes, cambios en el vocabulario, etc. Incluso las había envidiosas.

Os diré qué tienen en común:

El humo.

De pequeña, el cura en catequesis me vendía un cielo y un infierno, pero después de algunos años descubrí que las diez normas eran demasiado difíciles de cumplir y que ya nos encontraríamos todos en el infierno. Menudo modelo de negocio de mierda que tiene el cielo…

Cuando he conocido a un chico que hablaba maravillas de su habilidad y capacidad sexual, ha sido muy divertido descubrir que luego todo era de boca, y los que presumen de “grandes cualidades” terminan siendo “grandes payasos”.

Trabajando en este sector, me doy cuenta que la mayoría de gente del Social Media entiende la esporación y la viralidad como la creación de miles de millones de perfiles falsos para que interactuen con las marcas para que luego el resultado en los informes parezca mucho más abultado. Por suerte en mi agencia preferimos ahuyentar el humo con trabajo duro. ¡Coño! ¡Que hay gente que vive dentro de la agencia para sacar algunos proyectos adelante!

El humo existe, y es una plaga terrible en esta sociedad: La política, la gastronomía, las modas, los amigos… La ley anti-tabaco se ha cargado los cigarrillos en los bares, pero no se ha cargado esa gente que se llena la boca de palabras vacías.

AUDIO:
A Fine Frenzy – What I wouldn’t Do.Spotify
Jorge Drexler – La infidelidad en la era de la informática.Spotify

El que se las lleva todas

ligones

En todo grupo de amigos, siempre hay uno que es más guapo. Bueno, puede ser que todos sean igual de feos, pero la estadística nos dice que uno de cada diez chicos se lleva a las guapas, y es ese al que todos los hombres envidian: El que se lleva las chicas guapas de cualquier sitio y situación.

En los bares.
Él llega, y no sabes ni cómo, la chica más guapa del local ya se ha acercado para pedirle fuego.
Ahora que no se puede fumar en locales cerrados, le va a pedir directamente el teléfono y va a ser aun peor.
El resto de los amigos lo han intentado anteriormente, han usado la misma técnica, incluso han mostrado un billete de 20 euros a la “afortunada”, o la han invitado a una bebida. No ha funcionado.
Tu amigo se la lleva sin mover un dedo.

En las fiestas.
Llegas a una fiesta privada, y la chica que abre la puerta y recoge los abrigos es extremadamente bella. Tiene el pelo corto, a lo garçon y unos ojos verdes hipnóticos.
Tu amigo la saluda con un hola efusivo mientras le entrega su cazadora de cuero. Notas que a ella se le eriza su pelo corto y sus ojos verdes se vuelven más intensos.
Ya está.
Ahora, por mucho que lo intentes, vas a ser el amigo del chico al que la portera de ojos verdes desea.

Por la calle.
Hablando de lo bien que se lo pasa uno matando zombies con el L4D2, un grupo de chicas pasa por vuestro lado, y mientras vosotros seguís hablando de los no-muertos, las chicas sonríen a tu amigo.
No sabes en qué momento él se ha girado y les ha pedido el correo electrónico, pero ahí está él. Y tú sigues pensando en hordas de monstruos que se te acercan. Te sientes desplazado.

Y es que tu amigo no es guapo, no es ni tan siquiera musculoso, ni tiene unos ojos verdes increíbles, pero las atrae como abejas a la miel. Y si que es verdad que es simpático (sino no sería tu amigo), pero no pueden tener tiempo de saberlo. Y llegado el momento te preguntas ¿Será el desodorante? Mañana le hueles para adivinarlo.

PD: Puede que tu seas el guapo de tu grupo y este texto te suene ligeramente. Enhorabuena. Ya has aprendido que la vida es cruel si estás en el lado menos favorecido.

Via

AUDIO:
Versiones Imposibles.Spotify

El mito del primer amor

primer amor

Crecemos todos con películas Disney en las que chicas encuentran su príncipe azul en un estado puro y casto. Ellas nunca tienen dudas: Es él el hombre con el que quieren pasar el resto de su vida. Lo saben desde el fotograma uno. Además el chico no duda que ella es la mujer de su vida, y aunque envejezca y se vuelva un feto malayo, va a seguir queriéndola toda su vida.

En esas películas nunca hay ex-novios pesados, ni traumas por culpa de relaciones pasadas, y entendemos que el sexo es algo para los demás, pero no para ellos. Los personajes de las películas no necesitan casi ni tocarse, con mirarse a los ojos en una cámara súper-lenta y un traveling circular hay suficiente para llenar el alma.

Nosotros, los humanos de carne y hueso, no.

No soy solo yo: Mis amigos tienen las hormonas alteradas a todas horas, y eso hace que suelten las frases más variopintas a mis amigas cuando el calor aprieta. La excusa que ponen es que “la primavera la sangre altera”, pero la verdad es que a veces no sabemos si su primavera ha dado la vuelta y ha vuelto a pasar por las demás estaciones del año. Algunos ejemplos:

“Viva el derecho romano, ¡que me deja meterte mano!”
“Si tus nalgas fueran pan, habría que untarte mantequilla con remos”
“¿De que juguetería te escapaste… ¿muñeca?”

Un día, tu conoces a uno de estos individuos y alucinas. Crees que la frase ingeniosa que ha salido de su boca es poesía y suena como un ukelele de vacaciones en las islas Malvinas.

Ademas está bueno. ¿Qué más quieres?

Tus amigas te advierten que el sujeto en cuestión es menos romántico que una alpargata mojada, y que realmente te quiere solo para un par de cosas: Para tener plan todos los viernes por la tarde, y para que le toques la zambomba cuando estés preparada.

Porque te lo ha dicho: “No te preocupes cariño, cuando estés preparada”.

Y a veces no hace falta que te lo diga, porque directamente has pasado a la acción y le has dejado mudo con un beso. O un beso y algo más. ¿Qué más da?

Y es que el amor tiene estas cosas: Te ciega y te hace hacer cosas que nunca has visto en una película Disney.

(via) Por cierto, ¿habéis visitado ya el blog de Durex?

AUDIO:
Albert Pla – Primer amor.Spotify
Extremoduro – So Payaso.Spotify

¿Dónde están los límites? (Parte 2)

silueta chico sexo

Un chico se ha ofrecido a hacer la segunda parte. La visión del chico del artículo que publiqué el lunes. Os dejo con su versión de los hechos:

Hace unos días conocí a una chica, había muy buen feeling entre nosotros. Se notaba que había una atracción física, algo que hacía que la tensión sexual creciera por momentos…

Decidí invitarla a casa a ver una película, era la excusa perfecta para poder estar con ella a solas, sin nadie alrededor, sin ruidos, con un ambiento cálido y un lugar donde podía dominar la situación.

Claro, había que relajar el ambiente, había que romper el hielo, una botella de vino y algo de chocolate eran los ingredientes perfectos.
Cuando entro por la puerta observe su cara de deseo, sus labios húmedos, su forma de tocarse el pelo y sus ojos brillantes, sabía que esa noche iba a ser diferente a otras.

Un sofá cómodo, la manta y el vino en un par de copas eran los detonantes para el contacto físico, sus miradas de reojo, su cara de “picarona” y la forma con que bebía el vino estaban haciendo que el acercamiento fuera más fácil.

Sin saber como estábamos fundiéndonos en un largo beso, las caricias venían por si solas, su piel se erizaba, su respiración era algo sofocada, su corazón latía al ritmo de los besos, ….

Sin darme cuenta empezó a desabrocharme los botones de la camisa, y esta acabo por los aires. Yo me sentí con el mismo derecho y me moría por un contacto físico cuerpo a cuerpo. Quería tocar sus pechos, quería hacer que suspirara de placer.

Nuestros cuerpos se movían con armonía, estábamos dando rienda suelta al placer.

Nuestros vaqueros hacían que nuestro sexo se deseará, hacían que sintiéramos lo que había debajo de ellos.
Ella quería más, quería ir más allá, deseaba algo que estaba escondido pero que ya había tocado. Empezó a liberarse de mis pantalones, tenía prisa por descubrir lo que había debajo de ellos. Yo me moría de ganas de que lo hiciera pero…

Sishhhhhhhhh!!! Un momento… Uno no es un hombre cualquiera y quiere que las cosas sean algo más especiales. Una no llega el primer día y…. Entiendo que soy irresistible, pero hoy no es el día, quizás sea mañana!

AUDIO:
Blondie – Call me.Spotify

¿Dónde están los límites?

limites cuerpo

Vas a ver una película a casa de un chico. Te gusta este chico. Llegas emocionada con un DVD, una botella de vino y un paquete de palomitas sin expectativas, y antes de que la última palomita termine de hacer “pop” en el microondas, ya estáis los dos en el sofá llenándoos a besos.

Entonces tú le dices: “Me encanta y creo que no vamos a ver la peli, pero de aquí no pasamos, ok?” (señalando la cintura por encima del el pantalón) y él responde “Ok”.

Entendéis que el contrato se ha firmado. Un contrato verbal en el que tú conservarás tus pantalones, y él conservará también tus pantalones y mantendrá sus manos quietas. Tú no eres de esas.

Pues no.

En una lucha de besos y caricias, en la que algunas veces la lengua se vuelve un diente y te da ese dolor placentero, una mano se escapa, y tú como un ninja de los besos de sofá te escabulles. Casi con un movimiento armónico y con una sonrisa en los labios. Incluso a veces con risas, y le dices: “Oye, tú y yo teníamos un contrato”.

Otras veces él es más rápido y como un ninja del sujetador lo desabrocha. No sabes cómo lo ha hecho, pero ahí estás tú con menos presión en el pecho. Y su mano en sujetando un melón. ¿Cómo lo habrá hecho? Da igual. El trato eran los pantalones y que yo sepa los pechos no se guardan por debajo la cintura (mayoritariamente).

Piensas que estarás más cómoda sin sujetador, pero en breve te das cuenta que él no tiene suficiente con liberar tus pechos, sino que él es de la opinión que también estarás más cómoda sin el botón de tus pantalones y mete la mano por tus braguitas y…

EEEHHH!! Stop!!!

Aquí se ralla el disco.

Hemos hablado de unos límites, unas reglas, y ya se las está saltando. Mal, mal, mal… Vale. Es verdad que con lo bien que te quedan estos pantalones sea difícil reprimirse, pero hay que hacer esfuerzos en esta vida. Esos pantalones te hacen un culo estupendo, pero hay cosas que no puedes tolerar.

Coges tu camiseta, tus zapatos y te vas. Él te dice con cara de bambi que le va a doler todo, pero tú no te ablandas. Eres fuerte. Eres de Esparta.

La fiesta terminó.

Si aquí no se respetan las normas, no hay nada con qué jugar. Ya no queda nada.

Hala, aquí te quedas.


AUDIO:

Elton John -The Union.Spotify

Scroll to top